La temporada de calor llegó incluso antes de que la primavera se manifestara con flores, polen y un sol radiante, sin embargo, este último elemento es algo puede afectarnos en muchos niveles, desde la piel, la deshidratación, dolores de cabeza y hasta migrañas. Sabemos que el calor puede ser muy peligroso y no solo para nosotros, los gatos y los perros también pueden sufrir golpes de calor.

Evita que tus animales de compañía sufran un golpe de calor con estos 6 tips expertos, además de leer cuáles podrían ser las formas de aliviar los síntomas de un golpe de calor si es que ya es muy tarde para prevenirlo.


6 formas de evitar un golpe de calor en tu perrito

  • Asegúrate de que tu perro esté bien hidratado y alimentado para que su cuerpo no esté cansado ni sediento.
  • Evita paseos en horas donde el sol esté en su máximo punto, procura que los paseos sean antes de las 10 de la mañana o después de las 4 de la tarde. Si está en tus posibilidades hazlo muy temprano o ya llegada la noche.
  • No coloques collares, arneses, o suéteres que les provoquen más calor, en especial si son elementos metálicos que pueden calentarse demasiado y provocar alguna quemadura.
  • Evita dejar a la intemperie a tu perro, sobre todo si está solo por largas horas. Procura que se encuentre en un lugar con sombra.
  • Vigila el recipiente de agua para que siempre esté fresco, con una buena cantidad de agua y opcionalmente puedes agregar hielos.
  • Procura evitar los juegos al aire libre o en la exposición al sol, también los juegos de alto rendimiento o que lo agiten y acaloren demasiado, un golpe de calor puede provocar dificultad para respirar.  

Señales de que un perro podría estar teniendo un golpe de calor

La temperatura normal de un perro varía entre 38º C y 39.3º C, pero puede aumentar en los días calurosos. Estas son las señales que puede presentar tu perro cuando la temperatura comienza a elevarse.

  • Respiración agitada
  • Jadeos constantes
  • Pérdida del apetito
  • Sed
  • Dificultad para respirar
  • Vómitos
  • Dolor de estómago
  • Apatía
  • Desmayo
  • Deshidratación
  • Salivación excesiva
  • Desequilibrio

Si la sensación térmica rebasa los 40° C es mejor acudir al veterinario para que ayude a enfriar y regular la temperatura corporal del perro de forma adecuada.

Alivia los síntomas de un golpe de calor en perros

1. Congela una o varias toallas para que el perro se recueste: moja una o varias toallas con agua, exprime y guárdala en una bolsa para meterla al congelador por unas horas. Cuando la temperatura comience a elevarse puedas colocarla en el piso y el perro tenga una superficie fresca donde descansar.

2.  Prepara hielos enormes para los perros: ofrece hielos en cubitos a tu perrito, se los acabará en un instante, pero puedes preparar hielos en recipientes grandes para colocarla en su bebedero, mientras se va descongelando refrescará su agua.

3. Congela una botella de agua: es una alternativa a la opción anterior, solo que la botella ayudará a que no se descongele tan rápido el hielo, por lo que habrá agua fresca por más tiempo.

4. Las albercadas perrunas son una gran idea: una alberca para perros es una gran idea de entretenimiento, ejercicio y la mejor opción para que tu perro se refresque con otros amigos perrunos.

5. Juguetes congelados: puedes meter los juguetes favoritos de tu perro a congelar en una bolsa hermética por unas horas o junto con las toallas de la primera idea. Mientras juega se refrescará del calor.


No olvides que también puedes ofrecer alimentos como paletas para perros hechas de caldos, verduras, frutas y alimentos permitidos, el chiste es que estén congelados para que puedan disfrutar un postre refrescante. Si la paciencia no es una cualidad de tu perrito (ni tuya) puedes ofrecer frutas frescas como manzana, mango, sandía, fresa, melón, papaya y lo que esté permitido por su veterinario de cabecera. En este artículo de Patas en Casa puedes leer qué otras frutas puedes darle a tu perrito.

 

Recuerda que lo publicado en Patas en Casa no reemplaza la opinión de un profesional de la salud animal. Antes de incluir o excluir cualquier alimento de tu dieta, acude a un especialista certificado para obtener una recomendación que se adapte las necesidades específicas de tu perrito o gatito.