¿Estás en proceso de cambiarle la comida a tu perro de alimento seco a húmedo o deseas mejorar la calidad de sus alimentos? Esta es la guía perfecta para aprender cómo hacer esta transición adecuada para tu perrito y que no termine con diarrea en el intento. 

Como tutores con poca experiencia, al menos una vez nos ha pasado que queremos cambiarle la marca de comida o el tipo de alimento a nuestros perros o gatos, pero resulta que la olisquean, la prueban, la escupen, la vuelven a olisquear y la rechazan rotundamente —especialmente si son gatos—, y ahora tenemos un bulto o latas de comida que no les gusta o les cae muy pesado a su estómago. 

Lo anterior ocurre porque no se hace la transición adecuada de porcionar la comida gradualmente. ¿Esto qué quiere decir? Significa que ayer le diste su croqueta habitual y hoy le serviste comida enlatada nada más, muy probablemente lo rechace en primera instancia, pero su hambre lo hará por terminar comiéndoselo, para al final terminar con diarrea. 

La forma ideal es agregar el nuevo tipo de comida de poco en poco. Supongamos que colocas 100 gramos de comida normalmente, esta ocasión agregarás 15 gramos de la comida nueva y 85 gramos de la comida usual, después mezcla todo para que se incorpore y la diferencia no sea tan radical. 

¿Cómo calcular la porción ideal de comida húmeda para perros?

 

La cantidad ideal de comida húmeda para perros dependerá, como siempre, del perro, de su peso, edad, raza o propensión a desarrollar problemas digestivos o de cálculos renales. Por ejemplo:

  •  Si alimentas a un cachorro con comida húmeda, necesitarás el doble de comida por cada libra de peso (aproximadamente 453.59 gramos). 
  • A diferencia de un perro adulto que para darle tres onzas (85.0486 cada oz) de comida húmeda por cada 1,500 gramos de peso.  La cantidad de comida proporcional al peso debes de distribuirla en la cantidad de veces que le das de comer al día. 
  • Para mezclar la comida húmeda con la seca, considera que 3 onzas (85 gramos) solo sustituyen ¼ de taza de alimento seco para perros. 

¿Por qué se debe combinar dos tipos de alimentos? 

 

Mezclar un poco de comida húmeda en las croquetas es excelente para la salud de tu perro porque puede ayudar con la digestión y obtendrá una variedad más amplia de fuentes de proteínas en su dieta para proporcionarle un espectro completo de nutrientes. Si estás interesada/o en información de comida húmeda para gatos, puedes darle click aquí

De acuerdo con el trabajo Formulación y estandarización de un snack tipo embutido para canino adulto basado en los principios de la dieta barf, emitido por la universidad colombiana de La Salle ambién se ha demostrado que los perros consumen más agua por kilogramo de peso que los gatos, es por ello que requieren un equilibrio entre la comida seca y húmeda para cumplir con los requerimentos alimentarios adecuados.