El temido cono de la vergüenza es uno de los accesorios médicos que son increíblemente útiles para el cuidado de perros y gatos. Los cuidados posteriores a procedimientos médicos ambulantes o de hospitalización son muy puntuales, pero lo que más ayuda es mantener al perro o gato alejado de lambisquear su herida y el collar isabelino es la mejor opción que puedes encontrar.

¿Qué es un collar isabelino?

El collar o cono isabelino es, como su mismo nombre lo dice, un collar con forma de cono que se coloca alrededor de la cabeza del animal para evitar que acceda a zonas de su cuerpo, como patas, costado, cuello, etc.

Se le dice collar isabelino porque durante el siglo XVI, la reina Isabel I usaba un adorno muy particular que parecía un tipo pañuelo, a este accesorio se llamaba gorguera, el cual se colocaba en su cuello a modo de accesorio de moda. Por eso este collar tomó el nombre de collar isabelino.


El collar tiene el mismo objetivo que la ropa quirúrgica, el collar isabelino para perros o gatos es una buena solución para que las mascotas tengan una excelente recuperación después de intervenciones quirúrgicas. Con este collar, los perros no pueden lamer o morder el punto de incisión, ya que el movimiento de la cabeza se encuentra restringido. De esta forma, no se corre el riesgo de que el animal abra los puntos de la cirugía o que pueda causar una infección en el sitio. El accesorio también se utiliza en otras situaciones, como para evitar el lamido excesivo de las patas o que el animal toque las heridas de su cuerpo.

Cómo hacer un collar isabelino casero

Materiales

  •     Envase de agua de 4lts (o de tamaño más adecuado para tu perro)
  •     Tijeras o cutter
  •     Perforadora (opcional)
  •     Cadena o collar

 

  1. Realiza 2 cortes; en la parte superior e inferior de la botella. Donde comienza a hacerse el cuello de la botella  (más pegado a la tapa para recortar excesos) realiza el corte.
  2. En la parte de arriba es donde vamos a hacer 4 pestañas un poco más largas (es por eso que dejamos más espacio), el resto del cono será la parte central de la botella.
  3. Estas pestañas a su vez van a tener un corte, ya sea vertical, o pueden utilizar una perforadora para que el corte sea circular. Las pestañas son para que por ahí pasemos la cadena o collar de nuestro perrito y así, el cuello isabelino ni se lo quiten, ni se les caiga.
  4. Pasa el collar por los orificios que le hiciste a estas pestañitas y ajusta el collar para asegurarte que no pueda retirarse el cono.


Existen variantes del collar isabelino

Ropa quirúrgica


Es una vestimenta especial que protege la región abdominal y de la espalda donde usualmente se encuentran los puntos. La ropa quirúrgica para perros y gatos ayuda a evitar que los machos entren en contacto con el lugar donde estaban sus testículos o en la zona abdominal de las hembras. El modelo es capaz de cubrir todo el cuerpo del animal, pero contiene una abertura para que la mascota pueda hacer sus necesidades fisiológicas sin ningún problema, aunque es muy probable que pueda salpicar de orina un poco, por lo que debemos tener mucho cuidado.

Donas acojinadas

Usualmente, son grandes, acolchadas o de materiales expandibles. Estas donas pueden ser más cómodas para las mascotas y permiten más visibilidad porque mejoran una visión periférica de mascotas mientras se usan. Es importante tener en cuenta que los anillos o donas deben tener un diámetro grande para evitar que una mascota se da la vuelta a lamer o masticar.

Anillos o collares inflables

Estos están hechos de materiales de plástico específicamente para inflarse. Deben de caber perfectamente alrededor del cuello de los perros o gatos y suelen ser más cómodos que el cono tradicional, pero corren el riesgo de poncharse sobre todo si se usa para mininos. Si no se ajusta correctamente o infla lo suficiente, tu mascota todavía puede ser capaz de girar su cuerpo y masticar o lamer su herida.

 

También puedes hacer un collar más acojinable con una calceta vieja y relleno de almohada lo suficientemente gruesos para ofrecerle comodidad a tu perruno o minino.