Las abuelitas nos contaban que decían los relatos antiguos que cuando los perros ladraban a la nada, era porque se comunicaban con espíritus de otro plano, percibieron algo que muchas veces es inexplicable o intangible para nosotros. Pero, si todo en la vida tiene una explicación, cuál es la respuesta lógica al ladrido de los perros hacia la nada, ¿será que pasó una mosca volando?

 Se nos comienzan a prender los focos rojos cuando un perro comienza a ladrar en medio de la noche sin tener alguna razón aparente. Es un fenómeno bastante común y los tutores de los perros ya están bastante acostumbrados, aunque tengan un poco de miedo, pero no te asustes porque los expertos en comportamiento animal dicen que hay explicaciones lógicas tras los ladridos sin sentido.


Los perros ladran a la nada gracias al alcance de sus sentidos

Recuerda que los perros perciben el mundo de forma completamente diferente a la nuestra; sus sentidos son mucho más desarrollados que los nuestros, por ejemplo, su audición permite que capten sonidos de frecuencias increíblemente altas que nosotros ni estando de cerca lograríamos como a un ratoncito de campo que anda por ahí llorando, pudieron haber provocado un ruido que le llamó la atención al perro.

Además, su habilidad para ver en condiciones de poca luz les permite detectar movimientos o formas que nosotros no podemos distinguir en la oscuridad. Esta capacidad visual mejorada se debe a la presencia de la "cinta lucida" y una mayor cantidad de varillas en sus retinas, lo que les permite ver con solo una fracción de la luz que los humanos necesitan.

El sentido del olfato de los perros es aún más impresionante. Con una cantidad mucho mayor de neuronas sensoriales olfativas, una superficie nasal más grande y un área cerebral dedicada al procesamiento del olor, los perros pueden percibir un mundo de aromas que escapan a nuestra comprensión. Incluso pueden detectar enfermedades como el cáncer mediante el olfato, destacando la profundidad de su capacidad olfativa. ¡Ojo! Que ladren a la nada después de que estuviste cerca o te paraste cerca de ese lugar, no quiere decir que tengas cáncer. Por favor no te autodiagnostiques.

¿Qué significa cuando un perro le ladra a la nada?


Si tu perro ladra a la nada, puede ser una respuesta a estímulos que tú no percibes, como sonidos de alta frecuencia, movimientos en la oscuridad o incluso olores sutiles. Reconocer y tomar acción a estos ladridos de manera efectiva es crucial para mantener la armonía en el hogar de convivencia grupal o del espacio independiente del perrito. Sin embargo, castigar a tu perro por ladrar puede empeorar el problema, ya que no comprenden el motivo de tu reacción y pueden interpretarlo como una señal para continuar ladrando.

 

Una forma de manejar los ladridos excesivos es enseñar a tu perro una señal de silencio, recompensándolos cuando dejan de ladrar. Esto se puede lograr utilizando palabras como "Quiet" o "Hush" y premiándolos con bocadillos o snacks  que les encanten. El entrenamiento de clics también puede ser útil para marcar el momento exacto en que tu perro tenga que canalizarse a un comportamiento tranquilo. Recuerda que estas señales requieren de un entrenamiento constante, preciso, con conocimiento y fundamentos clave.

 

Canaliza el ladrido a algo positivo

Lo importante es canalizar la distracción de forma positiva y estructurada; se trata de crear hábitos de oportunidad, es decir, que cuando se presente el evento que no se puede predecir cuándo será que ladre a la nada, respondas de la misma forma todas esas veces. Esta respuesta deberá ser positiva, sin castigos que puedan provocarle confusión y ansiedad; puedes ofrecerle los snacks mencionados anteriormente o distraerlo con otra actividad que para hacerlo, puedes intentar llamar su atención con uno de sus juguetes favoritos, una pelota con la que se sienta cómodo jugar, un hueso, o un juguete chillante de los que captan su atención en segundos.

En resumen, los ladridos de tu perro pueden ser una respuesta a estímulos que escapan a tu percepción, como sonidos, movimientos u olores sutiles. Reconocer y abordar estos ladridos de manera efectiva es fundamental para mantener la armonía en el hogar, y enseñar a tu perro una señal de silencio puede ser una herramienta valiosa en este proceso.