Aunque el nombre de su raza indique lo contrario, el gato del bosque de Noruega es un gato doméstico, que si bien sus orígenes son místicos e interesantes, hoy en día este gatito de talla mediana puede adoptarse en todo el mundo, no solo en las áreas aledañas a los bosques escandinavos, aunque sí estaban habituados a las zonas de bajas temperaturas. Hoy les vamos a compartir el interesante origen del gato del bosque de Noruega y todo lo que hay que saber de él.

 

Orígenes del gato del bosque de Noruega

Este esponjoso gatito también es conocido como el Wegie (pronunciado como wi-gui), y en Noruega es conocido como skogkatt (que significa "gato del bosque"). Estos ejemplares son la raza oficial del país por contar con una historia conectada a la época de los vikingos que los empleaban como parte de su tripulación para mantener a las ratas alejadas.

Algunas leyendas nórdicas incluyen la participación de grandes gatos con habilidades para escalar obstáculos, y se cree que los Wegies son los gatos místicos de los dioses nórdicos; por ejemplo, Freyja quien se cree que conducía un garro tirado por dos gatos Wegies.

El gato del bosque noruego es un gato de talla más grande que el promedio, pero eso no impide que sea sumamente amistoso y gentil con todo aquel que se conoce, eso sí, sin dejar de ser independiente. Los Wegies son muy leales y apegados a todos los miembros de su familia, pero siempre tendrá más afinidad a un integrante más que a otros.  

Características del gato noruego del bosque

El gato del bosque noruego a simple vista puede parecerse al de raza Main Coon, sin embargo, el gato escandinavo, pese a ser uno de los gatos más musculosos y amistosos, no es tan grande ni largo, estos llegan a pesar de 5.5 a 7 kilos. Algunas hembras pueden ser tan pequeñas que llegan a pesar hasta tres kilos y medio, mientras que los machos pueden pesar más de 9 kilos. Se les describe como extremadamente inteligentes, ingeniosos y de modales gentiles, al mismo tiempo lúdicos e interactivos.

En cuanto a las necesidades de este felino, el pelaje semilargo de esta raza requiere de un cepillado semanal y su tutor necesita cumplir dedicadamente con dichas tareas para evitar pelos en el ambiente o que el gato desarrolle bolas de pelos en su estómago, sobre todo en la temporada en la que mudan de manto.

Es recomendado tener árboles altos disponibles o torres para gatos, es importante porque a esta raza le encanta escalar y posar, además de que con el tamaño del minino es necesario asegúrese de que cualquier superficie en la que salte mantendrá su peso. También aman jugar y practicar sus habilidades naturales de caza con ramas, juguetes, plumas e incluso pequeñas pelotas que simulen ratones.


Problemas de salud del gato del bosque de Noruega

El gato del bosque de Noruega es una raza natural,  tiende a ser saludable, con una vida útil impresionante hasta 20 años. Sin embargo, hay algunos problemas potenciales de salud que los tutores de mascotas deben ser conscientes, pero la prevención vale todo.

  • Cardiomiomía hipertrófica (HCM)
  • Displasia de cadera
  • Enfermedad de almacenamiento de glucógenos

Las recomendaciones generales de cada felino es darles una comida apropiada para su etapa de vida de cada Wegies  además de una cantidad apropiada para su tamaño dos o tres veces al día. Aparte de dichos cuidados estándar, no hay consideraciones especiales con respecto a la alimentación de la raza. Ten en cuenta que los Wegies madura lentamente, alcanzando un estatus de adulto alrededor de su quinto cumpleaños.

Personalidad del gato del bosque de Noruega


Además de los rasgos de ser afectuoso, leal, brillante y juguetón, el gato del bosque de Noruega madura lentamente, manteniendo un comportamiento de gatito hasta que tienen unos 5 años. No exigen atención, pero sí quieren ser amigos de todos los que se reúnen. Así que a pesar de que son bastante grandes, son maravillosas opciones para familias con niños u otras mascotas.

Mientras reciban el amor, la atención y las oportunidades adecuadas de escalar y jugar, los gatos del bosque noruegos son bastante adaptables a todo tipo de personas y alrededores. La única cosa a la que no se adaptan tan bien es el clima caluroso debido a su gruesa piel.