A los gatos se les puede caer la cola o facturarse parte de ella. El internet está inundado de miles de millones de videos sobre perritos y gatitos, y los usuarios los adoran y perdemos el tiempo viéndolos miles de veces, y por sorprendente que parezca también pueden enseñarnos de cosas que ocurren en el mundo animal que ni siquiera imaginábamos, por ejemplo, que se les puede caer la cola a los gatos. 

Si se le llega a caer la cola a tu gato, es importante saber que esta pudiera parecer una simple bola de pelo un poco más grande de lo normal. Así que decidimos compartirte qué es lo que deberías hacer en caso de que te pase, más bien, a tu gato.  

  • El video de un gato con la cola desprendida y una actitud tranquila ha impresionado a las redes. Tanto ha sido así que el vídeo se ha hecho viral en la red social con más de 25 millones de visitas en TikTok y todo tipo de comentarios al respecto.
  • Lo primero que debes hacer es recoger su cola y colocarla en una gasa o lugar estéril en caso de que pueda salvarse, que probabilísticamente no pasa porque ese tejido está necrosado.   
  • Enseguida acude al veterinario con gato y cola para que evalúen la gravedad de la herida. Si no te diste cuenta de inmediato no te preocupes, porque no eres un mal tutor, los gatos tienen un umbral del dolor muy alto, solo acude lo más pronto posible al especialista. 

La cola de los gatos está formada por pequeñas vértebras, que van disminuyendo de tamaño desde la base hasta la punta, siendo esta zona donde se encuentra la vértebra más pequeña. La cola de los gatos tiene una función importantísima en el día a día del felino, ya que se encarga de darles estabilidad, sobre todo al saltar. 

¿Cómo podemos detectar si su cola está a punto de caerse?

Podrían alertarte las siguientes señales: 

 

  • Cola caída: no lo lleva levantado sobre todo si se ha fracturado en la base.
  • Cola torcida hacia un lado que no suele tenerlo.
  • Lamido constante de la zona por dolor.
  • Hinchazón e inflamación.
  • En ocasiones, pueden dejar de comer y estar apáticos, también por el dolor.
  • Sangrado de la zona si existe una herida.


 Los dos tipos de fracturas que existen son los siguientes: 

 

  • Fractura cerrada; es decir, en las que no se ve el hueso, solamente se aprecia discontinuidad en la cola, pueden llegar a sanarse solas y aunque la cola quede irregular, no requerirán tratamiento quirúrgico.
  • Fractura abierta; en esta sí hay herida, y casi siempre necesita cirugía porque podría presentarse una infección que afecte al hueso. Mediante cirugía, se procederá a la amputación para prevenir que el tejido siga muriendo. 


Tratamiento para colitas rotas

  • El veterinario especialista evaluará el tratamiento adecuado que puede ir desde una curación de las heridas si es que las hay, y tratamiento desinfectante y antibiótico.
  • Si se sospecha de una fractura, se realizará una radiografía para poder confirmarlo.
  • En casos en los que se requiera, puede proceder a la amputación para evitar así que la infección suba hasta vértebras lumbares.
  • En ocasiones mucho menos graves solo necesitará antiinflamatorio hasta que la fractura se osifique o incluso pequeños vendajes.


Recuerda que los gatos tienen un umbral del dolor bastante amplio, por lo que podría ser difícil detectar una fractura o incluso desprendimiento antes de que ocurra. Lo mejor que podemos brindarle es la atención inmediata, mimos y cariño.