Primero que nada, deberás consultar con un especialista veterinario. Si estás buscando cómo elegir la silla de ruedas ideal para perros es porque tu veterinario de cabecera te lo mencionó como una alternativa temporal o permanente, además de informarte de las opciones que existen de  andaderas para perros, aunque mucha gente las llama (erradamente) como silla de ruedas.


¿Qué es una silla de ruedas para perros?

Lo que muchos tutores (y población en general) entendemos por silla de ruedas para perros no es lo mismo que para los humanos; no es un concepto 100% literal para los cuadrúpedos porque en su caso no es un aditamento que empleen para sentarse y trasladarse. Una silla de ruedas para perros es básicamente una andadera, carriola o carretilla que ayuda al perro a facilitarle la movilidad cuando ha perdido parcial o totalmente una o más de sus extremidades.

En la actualidad, se pueden encontrar diversos tipos de silla de ruedas o andaderas, las hay desde las que les permiten andar, correr y jugar,  además de brindarle comodidad.

 

¿Por qué elegir una silla de ruedas para tu perro?

Los motivos por los que se considera la andadera para perros pueden ser de origen genético, por un accidente o una enfermedad repentina, además de ello, la pérdida de la movilidad puede variar de más de una pata, ser temporal o permanente. Los motivos más frecuentes son los siguientes:

  • Traumatismos, golpes o accidentes severos
  • Displasia de cadera genética o en perros geriátricos
  • Displasia de codo
  • Artritis
  • Afecciones congénitas en las patas


Beneficios de las sillas de ruedas para perros

El objetivo de una silla de ruedas o andadera para perros es intentar que el perro lleve una vida más fácil y recupere la movilidad después de perder una pata. Por fortuna, hoy en día ya se entiende un poco mejor que el motivo es darle una movilidad más ágil que sin una extremidad. Esto quiere remarcar que la pérdida de una pata no significa el fin de la vida del perro, no se les ve como una molestia o una carga, todo lo contrario, ellos pueden asimilar la pérdida de su extremidad y acondicionarse a su vida aun sin ella.

Además de dejar de estigmatizar la pérdida de una extremidad, utilizar la carriola o silla de ruedas puede ofrecerle a tu perro -e incluso felinos- puede tener beneficios para el tutor y para la salud del canino a largo plazo como los siguientes:

  • Es un punto clave de la recuperación al estimular el movimiento independiente
  • Disminuye traumatismos subsecuentes por la pérdida de la extremidad
  • Evita que desarrolle llagas o heridas por arrastrarse
  • Puede disfrutar de paseos
  • Evita el sedentarismo
  • Lo ayuda a recuperar la normalidad de su rutina diaria

Cómo elegir la silla de ruedas ideal para perros

Para poder elegir la silla ideal para perros primero debes de tener toda la información necesaria del diagnóstico de tu perro, las alternativas que te ofrezca tu veterinario y en los mejores casos una segunda opinión o referencia de un especialista u ortopedista veterinario.

  • Es importante saber si se requiere la silla de ruedas de forma temporal o permanente.
  • Considera la talla que tiene tu perro, en ocasiones ni la talla chica o grande son suficientes y necesitan medidas extraordinarias.
  • Para qué parte del cuerpo va destinada la silla de ruedas; para patas delanteras o traseras.
  • En el caso de la silla para patas traseras, deberás escoger una que no roce con las patas delanteras y que tenga suficiente espacio y comodidad para hacer del baño.
  • Las andaderas para patas delanteras son menos complejas que las traseras, deben de tener buen derrape, desliz y tampoco deben rozar con las traseras.
  • Existen las sillas de ruedas para la inmovilidad de las 4 patas, sea por un accidente, genética o debilidad que inicia apenas, esta silla le da soporte al cuerpo completo.

Qué factores influyen al elegir la silla de ruedas

  • El peso de tu perro, la talla y la actividad física a la que estaba acostumbrado.
  • El espacio donde vive el perro es primordial, si tiene espacio en el jardín o es perro de departamento.
  • El tipo de rueda es importante sobre todo por el ambiente en el que se desarrollará; campo, ciudad, departamento o jardín.
  • Materiales ligeros o pesados, de buena resistencia y preferentemente inoxidables.
  • La facilidad de limpieza es un elemento importantísimo junto con el mantenimiento.
  • Facilidad de movimiento en todas las direcciones que le sean más convenientes para sus actividades.
  • La resistencia del arnés que lo soporta y ajusta para poder andar.
  • La edad que tiene, si es un perro adulto o un cachorro que requerirá ajustes de tamaño.


Recuerda que la última palabra la tienes tú, un perro puede vivir feliz, aun si le falta alguna extremidad, solo requerirá de tu ayuda y la de un profesional, por lo que debes tomar una decisión informada y pensando en el bienestar y la vida feliz que puede alcanzar a tener tu perrito.