La pregunta es, ¿se pueden dar vitaminas a un perro? Sí, pero no de la forma que imaginas. Los perros no deben consumir las clásicas píldoras amarillas o marrones que nosotros como humanos estamos muy acostumbrados, tampoco pueden tomar estos suplementos alimenticios o una buena cantidad de comprimidos para saber que se vitaminan, y ni hablar de que ni siquiera es compatible la farmacología humana con la veterinaria por lo que es un no rotundo darles de nuestras vitaminas a los perros.


¿Los animales necesitan vitaminas?

Estas son las vitaminas que tanto perros como humanos necesitan para crecer; aunque en diferentes proporciones, por lo que no significa que puedas darle las que tú tomas, solo que son necesidades compartidas.

  • Colina
  • Vitamina A
  • B vitaminas (biotina, folato, niacina, ácido pantotónico, riboflavina, tiamina, vitamina B-6 y vitamina B-12)
  • Vitamina C
  • Vitamina D
  • Vitamina E
  • Vitamina K

Los perros obtienen sus vitaminas en la comida que les ofreces todos los días. Los alimentos comerciales están especialmente formulados para contener nutrientes, vitaminas y minerales que ellos necesitan en cada etapa. Por tal motivo, es importante que se le dé alimento especial para cada etapa de su vida; cachorro, adulto y perro geriátrico; la comida de cada una de las etapas contiene diferente porcentaje vitamínico.

Si el alimento que le ofreces a tu perrito tiene los nutrientes y la calidad necesarios para cumplir con una dieta completa y balanceada, no habrá necesidad de ofrecerle vitaminas y suplementos extraordinarios, a menos que tu veterinario de cabecera prescriba lo contrario o mande alimentos con mayor cantidad de calcio o vitaminas que necesite para condiciones de salud. También procura la calidad de la comida para evitar fallas hepáticas.

Los perros alimentados en casa, o con nociones estilo BARF, tal vez requieran más vitaminas para poder asegurarte que se están nutriendo con lo necesario. Estas vitaminas deben recetarse y monitorearse por un veterinario para que cubran las necesidades que su cuerpo necesita respecto a su raza, tamaño, condiciones genéticas, etc.

Estas vitaminas deben ser monitoreadas por un especialista porque para empezar las vitaminas humanas a menudo tienen diferentes concentraciones de vitaminas que las vitaminas hechas específicamente para perros, e incluso pueden contener aditivos que son dañinos para los perros. Esto significa que debes seguir con un suplemento vitamínico veterinario o uno específicamente hecho para perros, y siempre debes revisar la etiqueta para asegurarte de que la vitamina contiene la cantidad apropiada de las vitaminas que tu perro necesita.

¿Funcionan las vitaminas para perros?

Depende de para que está fabricado el suplemento y el nivel de concentración. Por ejemplo, los suplementos de glucosamina-condroitina, comúnmente dados a perros con osteoartritis, han mostrado resultados mixtos en pruebas en humanos y animales. Un estudio de 2007 publicado en The Veterinary Journal concluyó que los perros tratados con sulfato de glucosamina-chondroitina mostraron menos dolor y más movilidad después de 70 días de tratamiento. Pero un estudio de 2006 para los Institutos Nacionales de Salud Glucosamina/Chondroitin Arthritis Intervention Trial concluyó que los suplementos no eran efectivos en humanos con dolor leve. Aquellos con dolor de moderado a severo pueden haber visto algún beneficio, pero debido al pequeño tamaño de este grupo los investigadores pidieron más estudios.

  • Los ácidos grasos pueden ayudar a los abrigos a verse mejor. Los suplementos de aceite de pescado también pueden reducir la inflamación, según un estudio publicado en el American Journal of Veterinary Research.
  • Los antioxidantes como las vitaminas C y E también reducen la inflamación y ayudan a los perros envejecimiento con problemas de memoria, mencionó la nutricionista veterinaria Susan Wynn. Sin embargo, no es recomendable recetar multivitamínicos a libre demanda, especialmente para los animales jóvenes que podrían estar en suplementos nutricionales durante muchos años. Casi ninguno de ellos ha sido probado para la seguridad a largo plazo en perros.

Recuerda que lo publicado en Patas en Casa no reemplaza la opinión de un profesional de la salud animal. Antes de incluir o excluir cualquier alimento de la dieta de tu perro, acude a un especialista certificado para obtener una recomendación que se adapte las necesidades específicas de tu perrito o gatito. Esta es la única forma de asegurarte de brindarle todo lo necesario para que crezca sano y fuerte.