¿Qué es la rabia y por qué se dice que es tan peligrosa en los animales?  Este virus es increíblemente contagioso y es por eso que sí o sí debes vacunar periódicamente a tu perro o gato para evitar este riesgo que podría ser mortal, hoy te vamos a contar todo lo que hay que saber sobre esta enfermedad animal.

Para empezar, la raba no es una enfermedad exclusiva de perros o gatos; todos los mamíferos pueden llegar a contraer el virus incurable de la rabia, un virus que ataca al cerebro y la médula espinal y por ello es tan peligroso, una vez que aparecen los síntomas, resulta letal. La única forma segura de tratar la rabia es con la prevención adecuada y a tiempo; por ello, las campañas de vacunación contra la rabia resultan imprescindibles.


¿Cómo se contagia la rabia?

La rabia es una enfermedad que se secreta mediante la saliva y se adquiere a causa de una herida de mordedura proveniente de un animal infectado; así deposita el virus. Cuando la herida atraviesa las capas de la dermis, el virus entra al torrente sanguíneo y es cuando comienza a progresar la enfermedad. En los perros esta no es la única forma en la que pueden infectarse, también se ha encontrado que proviene por la exposición a animales salvajes infectados.


Síntomas de la rabia

Es importante que tengas presente los síntomas de rabia en perros porque ante cualquier mordedura, lo mejor es ir lo más pronto posible al veterinario para poder brindarle atención clínica temprana y tener más probabilidades de poder salvarle la vida o despedirte de él con cuidados paliativos.

La infección de la rabia en perros se presenta con los siguientes síntomas:

  • Rápidamente, tu perro cambia de comportamiento y se torna inquieto, irritable y agresivo
  • En algunos casos también pueden manifestar afecto inusual, desinterés y pasar de estar emocionados a relajados en absoluto.
  • Presentan fiebre
  • Dificultad para tragar
  • Babeo excesivo
  • Convulsiones
  • Parálisis

Cuando el virus está progresando a una etapa agresiva, el perro se encuentra sobreestimulado sobre todo por luces, movimiento y casi cualquier sonido lo alterarán mucho más que en la primera etapa. Esto los obligará a buscar aislamiento en sitio obscuro y llegan a actuar a la defensiva en el proceso de escape.

El síntoma mayormente conocido de la rabia en perros es la espuma blanquecina en la boca, pero es un síntoma que no es universal; algunos perros no manifiestan espuma blanca en el hocico y solo producen un babeo excesivo acompañado de jadeos. Cuando se percibe este síntoma significa que la rabia progresó a un punto mortal. La etapa de finalización se acompaña de espasmos musculares, sobre todo en el área de la cabeza y la garganta, que les dificulta la respiración y culmina en la muerte.

La rabia puede ser diagnosticada con un  100% de precisión mediante pruebas que requieren una biopsia de tejido cerebral, por lo que no se puede completar hasta que el animal haya muerto.


¿Cómo se cura la rabia?

Como mencionamos con anterioridad, la rabia es una enfermedad estadísticamente incurable porque se detectan los síntomas cuando ya es muy tarde. El virus puede estar en el cuerpo de tu perro durante semanas antes de que se desarrollen los signos. La mayoría de los casos en perros se desarrollan dentro de 21 a 80 días después de la exposición, pero el período de incubación puede ser mucho más corto o más largo. Una vez que la rabia muestra síntomas, no se puede tratar, por lo que es importante llamar a su veterinario tan pronto como tu perro haya sido mordido, en lugar de esperar a ver si se pone mal o no.


Si un animal es mordido por otro perro, lo que se debe de hacer es aplicar de inmediato la vacuna de la rabia para disminuir las probabilidades de que adquiera el virus. Por desgracia, si se tiene sospecha de síntomas de rabia, al no haber cura, el perro debe ser eutasianado para evitar la propagación del virus a otros mamíferos.  

Además de vacunar a tu perro, lo mejor que puedes hacer es evitar el contacto con animales salvajes, pasear a tu perro con correa y ser muy cuidadoso con los demás animales con los que tenga contacto. Si ves a un animal salvaje actuando de forma extraña y sospechas de la rabia, llama a tu departamento de salud local o control animal.