Todos hemos visto un gatito tricolor en la calle, en la casa de la abuelita, en escuelas y en todos los sitios que transitamos día. Pero mucho ojo, un gato tricolor no es lo mismo que el carey; el primero tiene manchas más separadas sobre un color blanco predominante, mientras que el carey tiene un patrón diverso, disperso y entremezclado sobre un color negro o naranja predominante. Hoy te contamos una de las creencias más arraigadas sobre los gatos carey: solo existen gatas hembras carey.

No es una regla inquebrantable que siempre tengan que ser hembras, suelen existir una minoría que son machos, aunque casi siempre son tricolores calico y destacan por su infertilidad. Esto sucede porque en sus cromosomas sexuales se encuentra una vinculación con el síndrome de Klinfelter.


¿Por qué se dice que todos los gatos carey son hembras?


No es una regla inquebrantable que siempre tengan que ser hembras, suelen existir una minoría que son machos, aunque casi siempre son tricolores calico y destacan por su infertilidad. Esto sucede porque en sus cromosomas sexuales se encuentra una vinculación con el síndrome de Klinfelter

En resumidas cuentas, el síndrome de Klinefelter hace que los gatos sean XXY, es decir, que tienen dos cromosomas X, uno con el color naranja y otro con el negro, combinándose con el blanco y pudiendo ser, así, carey o tricolor. Debido a esta anomalía genética, estos gatos son infértiles.

 

  • El color blanco en los felinos es independiente a los cromosomas sexuales, este lo otorga el gen S.
  • El color naranja, negro y sus derivados se ligan al cromosoma X, cada uno con un cromosoma X. (Las felinas hembras tienen, por lo tanto, XX)
  • Los machos genéticamente tienen XY, lo que hace imposible que se conjunten el negro y el naranja al tener un solo cromosoma X. La excepción es la mencionada con el síndrome Klinfelter.

 

Un rasgo biológico notable de los gatos carey es su género. La mayoría de los gatos carey (aproximadamente 99,6%) son mujeres, lo que hace que los hombres sean increíblemente raros. La razón de esto se reduce a los cromosomas. ¿Por qué?, porque se requieren dos cromosomas X para producir los colores y patrones del pelaje del gatito. Al igual que los humanos, las gatos hembras tienen dos cromosomas X y los machos tienen una X y un cromosoma Y. Si un gato carey nace macho, es probable que porque tienen una hebra extra de ADN con un cromosoma X adicional. Desafortunadamente, este desequilibrio cromosómico también hará que cualquier gato carey masculino estéril.

¿Qué causa el síndrome de Klinefelter?

El síndrome de Klinefelter es el resultado de un error aleatorio de no disyunción en la división celular que ocurre durante la meiosis. La división de las células madre para producir gametas (células sexuales) en el padre (gato masculino o femenino). Las células destinadas a ser esperma u óvulo se someten a meiosis, en la que los 38 cromosomas de la célula se separan, y producen dos nuevas células con 19 cromosomas cada uno. ¿Por qué 19 y no 38? Los juegos solo contienen 19 cromosomas para que cuando durante la micosis, las dos células se combinan para hacer los 38 cromosomas correctos.

En el caso de los gatos con síndrome de Klinefelter, el cromosoma X extra se asocia comúnmente con un fallo de los testículos para funcionar correctamente, lo que explica por qué los gatos calicos masculinos y gatos carey suelen ser estériles. Examen del tejido testicular de un gato carey encontró degeneración de los túbulos, hiperplasia del tejido intersticial y pérdida completa de células germinales. De ahí su incapacidad para engendrar.


Color de ojos de los gatos carey

Los gatos carey pueden tener colores de ojos de varios tonos, por ejemplo el avellana, ámbar o verde, pero no hay un color específico que se asocia con estos gatos que es el amarillo avellanado. Se dice que el vínculo genético entre el color de los ojos y el color de su pelaje es en realidad mínimo, así que su paleta de colores de pelito no definirá su color de ojos.

Diversidad de coloración del gato carey

Los gatos carey tienen pelajes particolores con parches de varios tonos rojos, grises, negros, y a veces blancos. El tamaño de los parches puede variar desde un patrón fino moteado hasta grandes áreas de color. Los genes de dilución pueden modificar la coloración, aclarando los patrones de colores e incluso las marcas en su cara, patitas y cuerpo.

Cuando se ven patrones de colores negros y marrones y rojos, no es raro que haya un patrón de "cara dividida" con negro en un lado de la cara y naranja en el otro, con una línea divisoria corrida por el puente de la nariz.