Si eres un tutor primerizo y estás pensando en comprarle un collar a tu cachorrito, estás en el lugar indicado. Sabemos que en el mercado de accesorios para perros hay muchísimas opciones y pueden resultar bastante abrumadoras, pero el secreto está en saber para qué vas a destinar el collar que quieres comprar y para qué más pueden emplearse. Con la información completa sabrás cómo escoger el collar ideal para perros.

 

¿Qué considerar para elegir un collar para perros?

 Tipos de materiales

  • Nylon: los collares de nylon con una gran opción si quieres un collar para perros resistente al clima y fácil de usar. Es adecuado para caminar bajo la lluvia, la nieve, nadar y para climas de alta humedad. Estos collares son lo suficientemente resistentes, ligeros y de bajo precio.
  • Cuero: los collares de cuero genuino son de un material natural y  es muy seguro que con el tiempo puede seguir en buenas condiciones. Un collar de cuero puede durarte casi toda la vida adulta del perro, solo es necesario asegurarse de darle mantenimiento ocasional con repelente de agua. Los collares de cuero también son perfectos para perros con piel sensible que tienden a tener diferentes tipos de alergias al entrar en contacto con materiales sintéticos.
  • Metal: los collares de metal cuando estás buscando uno especial que te ayude a corregir el comportamiento de tu perro. En el mercado hay collares de acero inoxidable, latón y curogán. Los collares de acero inoxidable son altamente resistentes al óxido, también pueden estar recubiertos con una capa de cromo para una mejor resistencia al agua, mientras que los collares de curogán son excelentes si quieres evitar alergias y decoloración del pelaje de un perro.


¿Para qué lo necesitas?

Los collares para perros se dividen principalmente en dos grupos, los que su única función es la básica de unirse con una correa de paseo; y los que su propósito es el entrenamiento o corrección de comportamiento.

  1. Collares para correa: como no tienen un propósito en específico solo se recomienda elegir un ancho y longitud adecuados, además de tener un mecanismo para colocar la placa de identificación, deberá ser cómodo para el perro y que no le estorbe en sus actividades diarias.
  2. Collares de entrenamiento: este tipo de collares tienen muchas más consideraciones, sobre todo porque entran en la categoría de collares y cadenas metálicas que son las empleadas para corrección de comportamiento.

  • Elige un collar resistente, no todos los materiales metálicos son duraderos ni aptos para su piel, además de asegurarte que los engranes metálicos no pellizquen el cuello del perro. Recuerda que un collar metálico no es un círculo de metal, más bien es una cadena de dicho material.
  • Para los collares de entrenamiento es conveniente utilizar uno que te permita quitar y poner fácilmente.
  • Si eres un tutor de perros experimentado y estás en contacto con perros de talla mediana a grande, los collares con púas (son púas sin filo y seguras para los perros).
  • Si no te encanta la idea de las púas, no te preocupes, está la opción del collar de eslabones para perros de pelaje denso, aquí las púas desaparecen y se sustituyen por eslabones grandes y resistentes. Ojo porque no son iguales a los collares de estrangulamiento, estos últimos son más peligrosos y no se tiene control en absoluto de la presión que se le da al cuello.


Otro tipo de collares para perros

Los collares para parásitos externos; estos son impregnados de sustancias que ayudan a prevenir pulgas y garrapatas o para deshacerse de ellas. Eso sí, debes de reemplazarlo cada cierto tiempo según lo indique el empaque para que pueda ser efectivo.

Los collares de vibración: estos no son peligrosos como los que emiten una descarga eléctrica. Los que emiten vibraciones lo hacen para captar la atención de tu perro y ayude en su adiestramiento, también son la opción perfecta para perros con sordera.

El collar isabelino o, como se le conoce, cono de la vergüenza es un aditamento que ayuda a evitar que el perro se lama heridas, áreas de la piel quemadas u otro tipo de traumatismos. Evitando el contacto de la lengua y la baba del perro con la herida, se asegura una recuperación más rápida. Finalmente, puedes encontrar los collares con GPS incluido que utilizan el posicionamiento global para localizar a tu perro en caso de que se pierda.


Una vez que hayas definido para qué va a utilizar el collar tu perro, el material que desean y que se adapte a tu presupuesto; elegir uno es pan comido.