Si un gato mueve la cola cuando está cerca de ti, esto significa que es un gesto de cariño y deberías sentirte halagado. En Patas en Casa vamos a responder una de las preguntas más frecuentes en el mundo de los tutores de gatos: ¿por qué los gatos mueven la cola?, ¿acaso significa lo mismo que cuando los perros lo hacen?


Para intentar descifrar lo que nos quieren decir con el movimiento de cola, es importante conocer la importancia de la cola de los gatos; es una parte sumamente importante de su cuerpo; la cola, junto con sus ojos, orejas y su postura nos ayudan a entender la forma en que se comunican mediante el lenguaje corporal felino hacia los humanos.


La colita de los gatos es una extensión de su columna vertebral, lo que significa que al ser hueso es posible que puedan fracturar su cola en algún movimiento brusco, una mala caída o una pelea con algún otro felino. Su utilidad va desde mantener el equilibrio hasta ayudarle a ser flexible y es fundamental para comunicarse con humanos y otros felinos.

 

Los gatos mueven la cola por diferentes razones, pero estas dos podrían ser las principales:

  •     Los gatos mueven la cola en movimientos largos laterales por curiosidad; estos movimientos son largos, espaciados y lentos como si fuera un saludo. Esta curiosidad es porque algo a su alrededor le provocó alguna inquietud o incertidumbre.
  •     Cuando tu gatito agite la cola en movimientos lentos, cortos y rápidos es porque está animado, agitado o entusiasmado. Usualmente, se presenta este movimiento cuando ven a sus tutores, les ofrecen premios, comida o juguetes.


Los movimientos de cola tiene ligeras variaciones

Si tu gatito está dormido o acostado y aún sigue moviendo su colita esponjosita no debes alarmarte porque no está teniendo pesadillas; es tierno porque solo significa que está soñando, no todos lo hacen, pero es un comportamiento frecuente cuando están soñando. Esto ocurre porque, incluso en los momentos de descanso y relajación, el minino está atento a todo a su alrededor y aunque el gato esté acostado moviendo la cola, realmente está relajado, pero se mantiene listo para actuar rápido si fuera necesario. Lo anterior es parte de su instinto animal.

Aunque con los gatitos, la mayoría de sus comportamientos son diversión, ternura y pelitos esponjosos; no todo es bondad, así que si ves que tu gato mueve la cola fervientemente y sin parar debes de mantener tu distancia con cautela porque podría significar que está molesto, inquieto o ansioso. Lo mejor que puedes hacer es darle su espacio sin dejar de estar pendiente de él para que cuando él lo necesite estés ahí para reconfortarse.

 Si la colita de tu felino está baja significa que está triste, es decir, entre más baja más triste está el gatito, también puede indicar que el felino tiene algún problema de salud, como también puede significar un gato con miedo. Si su colita está entre sus patas es un indicador de que está asustado, esto se manifestará también con sus orejas. Otra posición que indica que el animalito no está cómodo es cuando la cola del animal queda pegada al cuerpo, generalmente ocurre cuando está en el regazo y la cola, en dirección a la panza.

 


Finalmente, la expresión favorita es que tu gatito mantenga su colita recta en 90° porque eso significará que está feliz de verte. Su cola parada estará acompañada de un movimiento pequeñito y tembloroso en la punta; es su forma de decirnos que están listos para jugar, para que los apapachemos y además de ello, nos ronronean para intercambiar señales de afecto.

Sin embargo, no te confíes todo el tiempo, los gatos también tienen sus días en los que necesitan su espacio y cuando no se sienten bien en un ambiente o se sienten amenazados, los gatos adoptan una postura defensiva, con la cola hacia arriba (igual a 90°) con el pelo erizado, si la cola del gatito está ligeramente curvada, es señal de que desconfía y está inseguro.

Como podrás notar, en un principio puede parecer abrumador aprenderse de memoria todas las variaciones de los movimientos junto con su significado, pero es importante hacerlo, sobre todo para asegurarte que la salud de tu gato esté en óptimas condiciones, pero no te apures que pronto irás familiarizándote con las manías de tu gatito.