Las redes sociales están inundadas de videos sobre los gatos naranjas, que son sumamente juguetones, traviesos, y como dicen en las redes, son los terreneitors de los felinos. Son de los felinos más intrépidos para ambientes domésticos. ¿Pero será 100% cierto? Aquí en patas en casa te contamos 6 curiosidades sobre los gatos naranja.

Convivir con un gato naranja es como abrir una caja de sorpresas. Ingeniosos y llenos de personalidad, estos gatos no desprecian una buena aventura, ya sea para cazar un insecto o meterse en problemas. Todo esto porque la personalidad de estos felinos está marcada por una gran curiosidad y deseo de explorar.

 

¿El color de su pelaje define lo traviesos que son?

 

Y hay una explicación para todo esto: algunos estudios científicos han revelado que el color del pelaje del gato es uno de los factores que influyen en la personalidad y el comportamiento de estos animales.

Convivir con un gato naranja es como abrir una caja de sorpresas. Ingeniosos y llenos de personalidad, estos gatos no desprecian una buena aventura, ya sea para cazar un insecto o meterse en problemas. Todo esto porque la personalidad de estos felinos está marcada por una gran curiosidad y deseo de explorar. Pero no pienses que no disfrutan de las cosas inherentes a su especie: al igual que Garfield, el gato naranja más famoso del mundo, estas mascotas pueden ser perezosos, glotones e incluso gruñones.

 

Y hay una explicación para todo esto: algunos estudios científicos han revelado que el color del pelaje del gato es uno de los factores que influyen en la personalidad y el comportamiento de estos animales. ¿Interesado? ¡Veamos a continuación 6 curiosidades que hacen del gato naranja un animal único!

 

1) Gran parte de los felinos que viven en refugios y en las calles son gatos naranjas

 

En los refugios y colonias callejeras, los gatos naranjas están entre los más comunes. Esto se debe a que gran parte de los gatitos de este color son mestizos, conocidos como "criollos". Con la falta de control poblacional, terminan reproduciéndose e incluso creando variaciones, como el gato naranja con blanco. Por lo tanto, adoptar un gato naranja es una posibilidad para aquellos que quieran abrir sus puertas y corazón a una mascota.

 

2) Muy sociables, los gatos naranjas aman ser el centro de atención

 

Los gatos naranjas van totalmente en contra del estereotipo de que los gatos son fríos y distantes. Para ellos, lo que realmente importa es ser el centro de atención, y créelo, los gatos naranjas pueden ser increíblemente sociables y hacer amistad incluso con perros. Muy queridos, no escatiman esfuerzos para ser notados y, después de la adopción, pueden crear un fuerte vínculo con su tutor, adaptándose fácilmente a la vida de comodidades que solo un hogar puede ofrecer. ¡Para ellos, la familia importa y mucho!

3) El gatito naranja es de esos que ama conversar

 

¿Sabes esos gatos que maúllan por todo y no paran hasta ser escuchados? Ese es el gato naranja. Si no hay comida fresca, si están irritados o aburridos, la vocalización es parte de la rutina con esta mascota. Y no es por casualidad: este es de hecho uno de los mayores rasgos de la personalidad de los gatos de este color, así que aquellos que conviven con este felino deben estar preparados para escuchar muchos maullidos por la casa. Estas mascotas siempre están tratando de interactuar con los humanos de alguna manera, incluso si a veces es solo para quejarse o "discutir".

4) La pereza es prácticamente el apellido de los gatos naranjas

 

Es común relacionar la imagen de los felinos con gatos perezosos. Estos animales realmente pasan buena parte del día durmiendo o disfrutando de su propia pereza, no es de extrañar que un gato duerma hasta 16 horas al día. Además, no les gusta mucho que invadan su espacio durante los momentos de descanso. En el caso de los naranjas, especialmente si es un gato Persa naranja, esto es aún más evidente.

5) Los gatos naranjas siempre están listos para picar algo

 

El paladar de los gatos es exigente y riguroso. Es por eso que los gatos no suelen pedir comida humana con frecuencia, pero cuando se trata de los naranjas, eso no sucede. Estos peludos siempre están pidiendo comida, sobre todo la que lleva queso, nunca rechazan un bocadillo o una bolsita de comida para gatos, y por eso son conocidos por ser verdaderos glotones.

6) Una pizca de aventura es parte de la personalidad del gato naranja

 

Aventureros, exploradores y curiosos son adjetivos que encajan muy bien con los gatos naranjas. A pesar de su común pereza, estos felinos siempre están metidos en alguna travesura. Esto se debe a que los gatos de este color son curiosos y exploradores por naturaleza. Algunos incluso dicen que el gato naranja es totalmente "apocalíptico" debido a su naturaleza impredecible. Si hay un lío, un problema o cualquier situación fuera de lo normal, puedes estar seguro de que el gato naranja estará ahí en medio.