Seguro has visto muchos memes en internet sobre perritos y gatitos picados por abejas, quizá en su cara, sus patitas y hasta las orejas, y aunque puede parecer divertido, no siempre se debe de tomar a la ligera. Reaccionar rápido, pero de forma adecuada podría salvarle la vida si es alérgico, así que esto es lo que debes hacer si tu gato tiene una picadura de abeja.

Una vez iniciada la primavera, las abejas y avispas inician su labor de polinización en los campos, los jardines y hasta en jardineras de la ciudad o zonas más urbanizadas donde se encuentran con los humanos y otro tipo de fauna como perros y gatos. Estos últimos tienen varias incidencias de picaduras por abejas o avispas como respuesta a su jugueteo que a las abejas no les encanta y la picadura suele ser en defensa propia o accidentalmente si se pican.

Cuando las abejas y las avispas tienen la necesidad de picar a otro ser vivo, es como sistema de defensa, ya que en el proceso inyectan un veneno (la mayoría de las veces inofensivo) que causa reacciones al área o tejido localizado. En animales como los gatos o perros pequeños puede presentarse una reacción alérgica o sensibilidad en la zona de la picadura e incluso en todo el cuerpo.  Para detectar si tu gato ha sido picado por una abeja o avispa, pon mucha atención a los siguientes puntos.

Señales de que tu gato fue picado por una abeja o avispa

¿Alguna vez has sido picado por una abeja? De inmediato se siente la incomodidad y la hinchazón, esto es porque el veneno de abeja es una sustancia ácida con un pH de 5 a 5.5, esto es lo que provoca la irritación al tejido afectado. En el caso de la avispa, es una sustancia un poco más neutral con un pH de 6.8 a 6.9 más de un punto de diferencia, pero son suficientes para provocar reacciones alérgicas que se presentan rápidamente como anafilaxis, y las no alérgicas que se desarrollan a lo largo de varias horas.

Los efectos de la picadura de abeja o de avispa dependerán de dónde haya sido picado a tu gato, cuántas picaduras recibió y de si había sido picado antes.  Desafortunadamente, los gatos tienen un umbral del dolor muy alto, solo manifiestan signos de debilitamiento cuando el padecimiento ha progresado bastante, por lo que es importantísimo estar alerta a las siguientes señales:

  • Mordisquear o lamer constantemente una parte del cuerpo: tal vez esté intentando quitarse el aguijón o intentando disminuir la irritación.
  • Irritación, picazón y enrojecimiento: son mucho más notorios en las patas, la cara o la nariz a comparación de las zonas donde hay pelo más abundante.
  • Maullidos irregulares: si maúlla más de lo usual, tal vez está indicando que le duele.
  • Hinchazón en la parte afectada, si tiene la nariz, el ojo o la pata hinchada, es señal de picadura.
  • Problemas de respiración o dificultad para tragar: si su gato ha sido picado por una abeja o una avispa en la cara o dentro de la boca, como en la lengua, esto podría conducir a la hinchazón de la cara, la boca y/o el cuello.
  • Vómitos, diarrea, respiración rápida, dificultad para respirar
  • Anafilaxia: esto es más probable que le pase a los gatos que han sido picados antes.


Esto es lo que debes hacer si tu gato es picado por una abeja

La mayoría de los casos no significan una alerta, generarán una incomodidad, sobre todo en las patas o la garganta, pero si presenta señales de anafilaxis, dificultad para respirar, jadeos y vómitos, lo que debes hacer es acudir a emergencias con tu veterinario de confianza o quien esté disponible.  Es posible que los gatos que sufren de anafilaxia mueran si no se administra un tratamiento rápido.

  1. Examina a tu gato para saber dónde fue picado
  2. Intenta retirar el aguijón
  3. No dejes de vigilarlo para detectar cualquier signo de anafilaxis
  4. Llama a un veterinario para darle atención oportuna
  5. Sigue el tratamiento como su veterinario lo indique


En casos de emergencia, donde no sea fácil acceder a atención veterinaria, puedes optar por remedios caseros aprobados por veterinarios como los siguientes; coloca hielo envuelto en tela en la parte afectada, ayudará con la hinchazón y el dolor. Diluye bicarbonato con agua hasta formar una pasta y aplícalo en la zona, también puede ser té de manzanilla concentrado, estos son agentes alcalinos que ayudarán a reducir el nivel de acidez de la picadura de abeja.

Recuerda que si los gatos han sido picados con anterioridad, podrían desarrollar una reacción alérgica mortal, por ello es importante darle seguimiento a la picadura con los antihistamínicos que recete el veterinario.