Aquí en Patas en Casa creemos que absolutamente todos los perritos merecen amor, cariño, comodidad, salud y comida para vivir de forma digna, sin importar de la raza que sea o sus características físicas. Una vez dejando en claro lo anterior, sabemos que a todos no da curiosidad las extravagancias del mundo y sobre todo de las razas de perros.

Si ustedes como nosotros también son curiosos, decidimos averiguar cuál es la raza de perro más caro del mundo y te traemos todos los detalles que más podrían interesarte de estos perros.

La raza que se corona como la más cara del mundo -al menos hasta la última comparación de 2023- es el perro Mastín Tibetano, familiar lejano del Mastín inglés y Chow-Chow. Es un perro de dimensiones impresionantes, robusto, imponente y de grandes necesidades, por lo tanto, sus tutores necesitan tener experiencia con perros grandes.

Mastín Tibetano: la raza de perro más cara del mundo

El costo del perro Mastín Tibetano ronda entre los 62,000 a 211,000 pesos mexicanos, sí, leíste bien. Un centro especializado en reproducción de esta raza puede llegar a cobrar incluso una cantidad mayor para adoptar un ejemplar de esta raza, esto se debe a la garantía de pureza del linaje. Eso sin contar los costos de vacunas, desparasitaciones, los costos de colocación del chip rastreador, el mantenimiento del pelaje y estética. ¡Ahh y no se te olvide la comida especial para la raza, cama y consultas periódicas veterinarias!


Breve radiografía del Mastín Tibetano

  • Tamaño: llegan a medir de 61 a 67 centímetros de altura en el hombro
  • Peso de: 32 a 70 kilos
  • Tipo de pelaje:  el pelaje exterior es fino, pero duro, recto y resiste, también es pesado, suave y lanudo.
  • Variedad de colores: negro, marrón, chocolate, liver, azul, gris u oro/amarillo
  • Esperanza de vida: 10 a 12 años
  • Carácter: Inteligente, protector, fuerte de voluntad, tenaz, distante
  • Origen: Tíbet

 

Características del Mastín Tibetano


El mastín tibetano es una raza grande de perros del Tíbet con una presencia imponente, una melena fluida y expresión vigilante. Se dice que la raza es tan magnífica y alerta como un león, por ello era utilizado en el Tíbet y el Himalaya durante miles de años como poderosos e imponentes guardianes de los templos. El mastín tibetano de hoy conserva esos instintos protectores, vigilando su hogar y su familia con una gran tenacidad.

Según el American Kennel Club (AKC) esta raza tiene rasgos ideales como perros guardianes, desconfían de extraños y son sumamente territoriales con sus familias y de sus hogares. Debido a sus antecedentes como perros guardianes pueden ser difíciles de entrenar por extraños. Los instintos de protección de razas se intensifican por la noche, lo que puede volverse activo y energético excesivamente en las horas de la tarde. Es mejor mantener al Mastín en el interior por la noche para evitar molestar a sus vecinos.

El mastín tibetano requiere cuidados y manejos especiales. La socialización temprana es obligatoria con perros Mastín Tibetanos, si es socializado incorrectamente él tiene una gran probabilidad de convertirse en una responsabilidad de constante atención al comportamiento. Lo más recomendado es familiarizar al cachorro Mastín Tibetano a tanta gente, lugares, animales y cosas como sea posible, manteniendo las interacciones positivas, y siguiendo el ritmo del perro.

Incluso con una cuidadosa socialización, a algunos mastínes tibetanos les resulta difícil aceptar a extraños o animales extraños, especialmente a los que entran en la propiedad del perro. Muchos mastínes tibetanos, especialmente aquellos que reciben una socialización adecuada, están mucho más relajados y aceptan a extraños cuando están fuera de su propia propiedad.


Como siempre recomendamos, si piensas adoptar a un ejemplar de raza específica, procura que sean de instituciones dedicadas al rescate de dichos ejemplares, aunque entendemos que para esta raza resulta difícil encontrar un lugar que no requiera una cuota.

Como pudiste leer, la majestuosidad de estos perros no se encuentra en el precio o lo difícil que puede ser adoptar un ejemplar de esta raza. Es un perro de alto mantenimiento en cada uno de los sentidos que pueda imaginarse un tutor, pero recuerda que todos los perritos que se encuentran en situación de calle, están esperando por alguien que los adopte y les cambie la vida, además pueden llegar a ser igual de asombrosos que un Mastín Tibetano y ofrecer una gran cantidad de cariño y lealtad.