Cortarle las garras o las uñas a los gatos podría ser un deporte -no oficial- de alto riesgo que termine en estrés, arañazos, lágrimas o todo lo contario y puede ser parte de la rutina usual de tu gato y que sea lo más tranquilo posible y pase desapercibido para él. Si eres un tutor primerizo de gatitos y quieres saber cómo cortarle las garras, quédate que te vamos a dar los mejores consejos.

Aprende cómo cortarle las uñas a los gatos sin fallar en el intento

 

  • Emplea un utensilio o herramienta adecuada; existen cortaúñas especiales para gatos y perros, están hechos para que sea más fácil el proceso, es por ello que tienen forma de alicates o pinzas.
  • Este paso depende de si tu gato es cooperativo o no con el proceso, si no lo es, procura mantenerlo cómodo unos 20 minutos antes de cortarle las uñas, ofrécele un premio, un juguete, aceites relajantes o lo que le guste a tu gato para estar lo más tranquilo posible en el proceso.
  • Es recomendable que acostumbres a tu gato al recorte de garras desde pequeño para que se familiarice con esta parte de la rutina y de adulto no sea un proceso que lo estrese.
  • Sienta a tu gato con las patitas hacia arriba, su cabeza debe de quedar en tu regazo para que se sienta seguro. Deberás sostener sus patitas (una a la vez) con uno de tus brazos con el que lo resguardas, mientras que con la otra maniobras el cortaúñas.
  • Con la pata en tu mano, aprieta suavemente entre la parte superior de la pata y las almohadillas en la parte inferior para exponer las garras.
  • Coloca la punta de la garra expuesta en el hueco del cortaúñas, debe quedar en un ángulo recto y recorta solo la punta de la garra (la parte más clara de la estructura) sin acercarte a donde comienza a oscurecerse el color porque puede incomodarle.

Recomendaciones si tu gato pone mucha resistencia

  • Busca formas en las que tu gato se sienta cómodo en tu regazo, pero si no le gusta, puedes acomodarte para hacerlo en su cama, hamaca, torre o en un sitio donde esté plácidamente relajado. Ayudará mucho en el proceso.
  • Si tu gato es muy ansioso, también está la opción de envolverlo en una toalla sacando pata por pata para el recorte, aunque esta opción puede ser desagradable para él.
  • En casos extremos, puedes pedirle a una persona que te ayude a sostenerlo o de forma más gentil que lo distraiga con mimos o snacks que tengan que lamerse para que concentre su atención en ello, mientras tú puedes ir recortando suavemente las uñas.
  • Al final de la rutina de recorte, ofrécele un reforzamiento positivo (una sesión de jugueteo, catnip, premios, postres naturales) para que comience a asociar el recorte con elementos positivos.


¿Cómo saber si ya necesitan un recorte las uñas?

Las garras de un gato están demasiado largas cuando se desarrollan en forma curva. En casos extremos de crecimiento excesivo, las garras pueden curvarse hacia las almohadillas de los dedos de tu gato, lo que puede ser doloroso y causar heridas abiertas.

Las garras de los gatos naturalmente se supone que deben ser afiladas, pero también  Si notas que tu amigo felino está sacando sangre o que tus muebles están destrozados, revisa sus garras y verifica si necesitan un corte, también si notas que tu gato se está atorando en textiles puede arrancarse la garra por completo y hacer pasar a tu gato por un dolor considerable.


Para qué cortarle las uñas a los gatos

El recorte de garras en los gatitos, es importante y sugerido para gatos que tengan una vida sedentaria o indoor, es decir, que no sale de casa porque no desgastan sus garras de forma natural. Sucede que los gatos con una rutina activa, que salen al jardín para poder correr y arañar, incluso si tienen un rascador para darle mantenimiento a las uñas puede ser suficiente para evitar el recorte.

Recuerda que si también tienes un gato polidáctico es una buena idea recortarle con frecuencia sus garritas para evitar generarle incomodidades o micro-lesiones adicionales por sus deditos extra. El recorte de uñas evitará garras encarnadas, que pueden ser muy dolorosas y complicarse aún más si se desarrolla una infección.