Los accidentes pasan y serán inevitables en el proceso de aprendizaje, es una realidad que tienes que saber y evitar desesperarte. Es muy frecuente que al adoptar cachorros de cualquier raza, el proceso de adaptación sea algo tardado y tome un par de semanas para que los perros comiencen a acatar órdenes.

Una de las actividades que más le cuesta aprender a un cachorrito es aprender a ir al baño, ni mencionar que aprendan a avisar para ir al baño, aunque eso es una tarea que nos compete más a los tutores (el descifrar las señales que ellos nos mandan) que a ellos el avisar. El proceso es largo, pero la formación buenos hábitos desde que son pequeños es vital para evitar travesuras en lo que les resta de desarrollo.  

 

Tips para educar a un perro cachorro y que aprenda a orinar

Lo primero que se debe hacer es entender el porqué se hacen pipí en lugares que no deben y la edad que tienen. Hay perros que aunque hayan aprendido a hacer pipí en un solo lugar, pueden volver a cometer errores o ser una forma de llamar la atención de su tutor indicando que algo pasa.  

Identifica el motivo por el que el perro hace pipí donde no debe:

  • Marcar territorio por la presencia de otros perros
  • Señales de que presenta un problema de salud como problemas urinarios
  • Si el perro está muy emocionado puede que se haga pis por accidente
  • Ansiedad provocada por la separación
  • Señales para llamar la atención

Designa el lugar adecuado para sus necesidades

Si tienes un patio o área al aire libre es la mejor opción para darle un poco de espacio y privacidad, además la cuestión de los olores será más fácil de resolver. Sin embargo, si vives en un departamento o casa que no tiene espacio extra, puedes optar por designar áreas como la zona de lavado o cerca de una ventana; solo no olvides considerar que los aromas serán penetrantes y pueden impregnarse en el interior de tu hogar.

Elige el material de entreno

En el mercado hay alternativas como tapetes de pasto artificial con una charola de captación de residuos, también puedes encontrar cajones de tierra y pasto natural para que estén en contacto con algo natural. El material seleccionado también dependerá de la etapa de crecimiento del perro, usualmente cuando son cachorros se les entrena con pañales, papel periódico o tapetes de tela absorbentes.

Reforzamientos positivos

Cada que el cachorro haga pipi o popo dale un reforzamiento positivo como premios comestibles, un par de minutos de jugueteo, palabras de reconocimiento, frases positivas y juguetes, esto hará que su cerebro relacione que el hacer una actividad en un determinado lugar hará que reciban un premio. Es importante recalcar que los premios deben ser medidos para que no comience a tomarte el pelo a ti.


Una vez que comience el entrenamiento, que selecciones el lugar adecuado y de preferencia permanente, deberás ser constante en cuanto a las acciones que debes implementar.

  • No muevas el tapete de lugar
  • No cambies el tapete, ten en mente que tu perro crecerá, así que considera que sea de buen tamaño
  • Probablemente, el perro hará pipi al rededor de su tapete, no lo regañes.
  • Establece rutinas y horarios (que sean poco cambiantes) específicos para ayudarlo a tener estructura. Eso evitará accidentes y compartirán la responsabilidad tanto tuya como del perro.
  • Recuerda que los perritos pueden rechazar el tapete si está sucio, en una mala ubicación y si lo identifica como algo negativo.
  • En el proceso puedes ayudarte con elementos atrayentes de entrenamiento para los perros como esponjas, líquidos, enzimas, remedios petfriendly, etc.

No olvides que los perros siempre pueden tener accidentes, el aprendizaje es algo que toma tiempo y deberás ser paciente. El mejor consejo que te podemos ofrecer es que hagas el proceso divertido para tu mejor amigo como para ti y verás que en pocas semanas ya tendrán una rutina perfectamente estructurada. Si eres de las y los tutores que les gusta ayudarse de la tecnología, existen algunos tapetes con botones que el altavoz te dirá lo que quiere el perro con palabras (baño, agua, comida, paseo) y el perro tiene que presionar con su pata cada uno. Esta alternativa requiere un entrenamiento más dedicado, pero vale la pena sobre todo cuando son cachorros.