Cuando se trata de ternura canina, el perro pomerania es el más solicitado por los pequeños y hasta los grandes del hogar, y es que, ¿cómo negarnos a una bolita esponjosa con ojitos cristalinos que nos puede pedir mimos? Pues incluso dentro de la ternura hay razas y clasificaciones. Para eso estamos nosotros y te vamos a enseñar cuántos tipos de pomerania existen.

Pese a que es muy fácil distinguir un lomito pomerania de otra raza, hay ciertas características que los diferencian entre sí. Si ves a uno que sea extremadamente peludo por todo el cuerpo, pero no tanto en su cabeza, no significa que no sea pomerania, sino que podría ser cara de oso, de zorro o de muñeca.  

Tipos de pomerania más populares


Pomerania cara de zorro


Este pomerania es el más común de todos y el que asociamos de inmediato con la raza. Se caracteriza por su hocico alargado y prominente, casi como el de un zorro. El hocico de este canino abarca una tercera parte de la totalidad del cráneo, posee una barbilla estrecha, nariz fina y plana, posee mejillas redondas y acolchadas, además de unas grandes orejas triangulares y puntiagudas. Sus ojos suelen ser grandes para el tamaño de la cara y muy expresivos. En cuanto su tamaño, no supera una talla chica de 15 a 17 centímetros aproximadamente.

Pomerania cara de zorro

 

Pomerania cara de muñeca


Este podría ser el más difícil de distinguir por el parecido que tiene con el cara de oso. Sin embargo, si le ponemos atención a los detalles de la cara de muñeca, tiene una apariencia más delicada y menos ancha. Este tierno lomito tiene un aspecto más plano en la parte superior, y no se eleva. Eso hace que los ojos parezcan estar un poco más separados en comparación con la variedad pomerania Boo. La talla de estos cachorros sigue siendo pequeña, aunque suelen tener una estatura ligeramente mayor que la estándar.

Pomerania cara de muñeca

Pomerania cara de oso o Boo


Este nombre se le dio porque, efectivamente, su cara parece un oso de peluche. Su hocico es mucho más corto que los dos anteriores, tiene mejillas rellenitas y redondas, lo que le da un aspecto más tierno que de costumbre. Sus ojos pareciera que son más grandes y cercanos al hocico. Las orejas son chatas a comparación del cara de zorro, son pequeñas y chatas. Su pelaje es muy tupido, como un peluche, esponjoso y corto. Ya aprendiste a diferenciarlos, aunque recuerda que, oficialmente, no se distinguen tipos dentro de la raza. Solo existe una sola raza de pomerania. Ni siquiera se reconoce el término “pomerania cara de zorro”. Esto, al igual que “cara de oso” y “cara de muñeca”, es una denominación no oficial otorgada según algunos rasgos de la cara.

 

Pomerania cara de oso o Boo

¿Qué colores puedo encontrar del Pomerania?

De acuerdo con el American Kennel Club, existen al rededor de 24 colores y sus respectivas variaciones, en las cuales se encuentran: azul merle, blue brindle, chocolate merle, azul sable, negro, negro y tan, azul, azul y tan, chocolate, chocolate y tan, crema, crema sable, naranja, orange sable, rojo, rable rojo, beaver, brindle, chocolate sable, blanco, sable lobo, sable de castor, tricolores y negro brilloso.

Los pomerania pueden cambiar de color

Así como lees, los perros pomerania pueden cambiar de color conforme van creciendo; el color de su pelaje suele ser de un tono diferente cuando son cachorros que cuando son adultos. Este proceso se puede observar mediante sus fases de crecimiento.

 

  • Fase de cachorro: los perros pomeranias jóvenes suelen tener una capa más suave de color y textura, además de ser ligera.
  • Fase de transición: los verdaderos colores o colores permanentes emergen a medida que maduran, aproximadamente de los 6 a 9 meses. Este cambio puede ser gradual, y es posible que comiencen a notarse nuevos matices y patrones que aparecen en su pelaje.
  • Etapa de adultos: el color final o permanente es a menudo más vibrante. No sólo sobre el color; sino que su pelaje adulto también es más grueso y más abundante a comparación de su etapa de nacimiento.

Recuerda que la raza y el color no define el cariño, cuidado y atención que merecen. Para cualquier perro o gato, tú eres el universo y el medio por el que va a conocer y conducir su vida. ¡No olvides amarlo tal como es!