¿Por qué los perros comen pasto? Es un mito que sea por deficiencias nutricias que no pueden obtener de la dieta que les ofrecemos, porque incluso con la comida más completa y balanceada, tu lomito no perderá la oportunidad de servirse de unos buenos bocados de pasto. No te alarmes, tu perro no es el único que come pasto y después lo vomita. Para sorpresa de algunos, esto es bastante frecuente, y aunque hemos escuchado que es porque necesitan ''purgarse'' no siempre lo hacen por ese motivo y hoy te contamos en Patas en Casa la verdad. 

 

¿Por qué motivos comen pasto los perros?

 

Aunque no hay muchos estudios que den explicación a una cuestión tan simple, el etólogo canino Standley Coren investigó el tema basándose en dos estudios. Uno publicado en 2007 llamado “Patrones de ingesta de hierba en el perro doméstico” (S.J. Bjone, W.Y. Brown y I.R. Price de la Universidad de Nueva Inglaterra en Australia) y otro escrito por Karen Lynn Chieko Sueda de la Universidad de California.

 

  • La primera respuesta podría ser muy básica; es como si eligieran comer una ensalada, pero no es la única razón que encuentran los veterinarios del origen de este comportamiento.
  • Otra razón es que los hacen por un hábito evolutivo que heredaron de los lobos, a quienes se les considera los ancestros de los perros. Los perros buscan hierba como un instinto natural de supervivencia antiguo.  En ciertos casos, se relaciona con estrés o aburrimiento; al masticar favorece la liberación de endorfinas y ciertas hierbas le brindarán un nivel de azúcar en caso de ser necesario. 

 

Los expertos obtuvieron lo siguiente

 

El artículo Patrones de ingesta de hierba en el perro doméstico concluyó que los perros comen hierba con más frecuencia si tienen hambre, sin embargo, la segunda investigación profundizó mucho más con encuestas a 1500 tutores de perros, incluso veterinarios; el 8% (120 perrunos) de los animales mostraron signos de enfermedad antes de comerse la hierba y de esos 1500 perros, 330 perros vomitaron después de comerse la hierba. 

 

De acuerdo con los resultados anteriores, la investigadora Karen Lynn Chieko concluyó que los perros comen hierba es porque forma parte de su comportamiento natural y no porque estén enfermos o necesiten suplir una deficiencia nutricional. La investigadora plantea que puede deberse a una herencia innata de los lobos, de quienes evolucionaron los perros.

Los expertos en investigación y praxis en medicina veterinaria, señalan que los perros simplemente disfrutan o les gusta comer hierba por el olor que desprende y el sabor que les deja.

 

Cuando si comen pasto para purgarse

 

Como nos solían decir las abuelitas, podría considerarse que es para purgarse, pero es un comportamiento instintivo causado por alguna molestia, así que la opción es comer pasto a una velocidad en la que masticar no sea opción. Se considera que el hecho de que no mastiquen el pasto o hierba es para que la textura ayude a causar un cosquilleo en sus gargantas y provoque el vómito. Si después de que tu perro comió pasto y lo vomito, notas que se siente mucho mejor es porque logró su cometido. Sin embargo, si notas que sigue repitiendo este comportamiento, sigue inquieto y notas algo extraño en su rutina de alimentación, es mejor consultar a tu veterinario de cabecera.



 

¿Es seguro que los perros coman hierba?

 

Dependerá de muchas cosas: en primer lugar del tipo de hierba, así que procura que no sean hierban tóxicas para los lomitos. El no definitivo es para aquellas hierbas o plantas que hayan sido tratadas con fertilizantes o pesticidas, ya que estos son sumamente tóxico.

 Aunque sea un comportamiento natural para los perrunos, los expertos advierten que si el perro siente la necesidad de expulsar algo de la garganta, comer pasto no es la solución porque en exceso puede provocarle una gastritis. 

Recuerda que lo publicado en Patas en Casa no reemplaza la opinión de un profesional de la salud animal. Antes de incluir o excluir cualquier alimento de tu dieta, acude a un especialista certificado para obtener una recomendación que se adapte las necesidades específicas de tu perrito o gatito.