¿Eso existe? Por increíble que parezca sí existe y también puede llegar a ser molesto e incómodo para tu gato según el nivel en que se encuentre, que puede ser de leve a severo. Aquí en Patas en Casa te vamos a contar todo lo que sabemos del acné felino y cómo tratarlo. 

De acuerdo con un Estudio Descriptivo de Afecciones Dermatológicas en Pacientes Felinos de la Universidad de Chile, la teoría corriente de la etiología y patogénesis sugiere un trastorno idiopático de la queratinización folicular que está comúnmente complicado con una infección bacteriana secundaria.


Todo lo que hay de saber del acné felino

Esta afección cutánea es más común en gatos con pliegues cutáneos o de pelaje largo, y aunque aún no se sabe a ciencia cierta las causas del acné en la barbilla, se cree que es provocado por una producción en exceso de queratina. El acné felino también se conoce como queratinización folicular; se forma cuando los folículos pilosos se bloquean debido a una producción excesiva de queratina, una proteína que se encuentra en la piel. En los gatos, el acné se forma principalmente alrededor del área del mentón.

Otros elementos que pueden propiciar el acné felino en el mentón son elementos de su estilo de vida como los cuencos o recipientes de plástico que utilizan para comer. 

 

Acné felino

 

 

 


Así puedes identificar el acné felino 

El acné felino se caracteriza por la presencia de protuberancias pequeñitas que se acompañan de puntos negros o blanquecinos —sí, así como nos salen a los humanos— aunque en la dermis del gato puede parecer más como suciedad como tierra o basurita que ni siquiera los tutores pueden distinguirlos de manera inmediata. 

Así que si llegas a ver en el mentón de tu gato costras o puntitos negros es muy probable que tenga acné felino, aunque podría manifestarse en los labios también. Es muy importante que acudas al veterinario para que le receten un tratamiento adecuado debido a que en casos graves pueden provocar caída del pelaje, enrojecimiento del área y sangrado en las protuberancias. 


Condiciones previas que podrían propiciar el acné felino: 

  • Sistema inmunológico deficiente
  • Estrés
  • Alergias a los alimentos
  • Desequilibrios hormonales
  • Glándulas sebáceas hiperactivas

Para diagnosticar el acné felino, el veterinario puede tomar muestras de sangre, una citología de las células de su barbilla, bacterias anormales y muestras de orina. Además del signo evidente de las lesiones, se les pueden tomar muestras para hacer una biopsia y radiografías dentales.


Estas son algunas de las soluciones más comunes para el acné felino: 

  • Limpiando el área diariamente
  • Compresas calientes para la inflamación
  • Presencia de ácidos grasos como el Omega 3 
  • Cambio de los tazones de plástico 
  • Shampoo antiseborreico
  • Ungüentos antimicrobianos
  • Antibióticos tópicos


El acné felino suele desaparecer así de fácil como aparece, aunque hay casos en los que es necesario tratamiento si los brotes son constantes o comienzan a convertirse en una forma grave de acné.