Los perros negros merecen la misma cantidad de amor que los perritos de cualquier otro color, es por eso que hoy te vamos a contar todo lo que hay que saber sobre el síndrome del perro negro y si es mito o realidad. 

De acuerdo con el estudio argentino titulado  El síndrome del perro negro: Revisión de estudios sobre la influencia del pelaje oscuro en la adopción de perros, menciona que el síndrome del perro negro (SPN) también referido como el SPN, remite a una “extrema sub-adopción de los perros negros grandes que no se basa en su temperamento o salud, sino en la confluencia de factores físicos y ambientales en conjunción con el simbolismo occidental ligado al color negro”. 


Los especialistas apuntan a razones culturales: estereotipos impulsados por la literatura, el cine y la televisión en los que los perros violentos o agresivos son, por lo general, negros. Un color que tenemos ya asociado a lo malo, lo negativo. 

Las consecuencias del SPN grande serían que los caninos de mayor talla y de pelaje oscuro serían adoptados menos frecuentemente y sacrificados en mayor medida que los perros de otros tamaños y colores. Usualmente, se atribuye esta baja adopción a la percepción de su presencia aparentemente amenazante.

¿De qué trata este síndrome?

 

Perro negro

No es otra cosa más que las falsas creencias de que poseen un carácter agresivo y territorial, además de que su envejecimiento es más notorio por el contraste de sus canitas en su pelaje obscuro, pero esto solo es un rasgo físico, nada más. 

De acuerdo con el artículo de divulgación titulado El síndrome del perro negro: Revisión de estudios sobre la influencia del pelaje oscuro en la adopción de perros:

El color negro en la sociedad occidental es característicamente representativo del mal y otras connotaciones negativas. [...] Los perros negros pueden verse amenazantes más fácilmente debido a que el negro absorbe la luz, moderando la definición de expresiones faciales, lo que dificulta interpretar su expresividad. 


Una de las consecuencias del SPN además del bajo porcentaje de adopción, es que existe un mayor número de perros negros sacrificados a diferencia de los de cualquier otro color. 

Como tutores debemos recordar que la territorialidad de un perro depende de su raza y socialización desde cachorros, al igual que la agresividad, es decir, nada tiene que ver con su color. Así que tranquilo y corre a buscar al que probablemente se convertirá en tu fiel compañero.