Perro que ladra no muerde. Con dinero baila el perro. A otro perro con ese hueso. Pata de perro y Perro viejo no aprende trucos nuevos. No son todos, pero sí unos de nuestros refranes favoritos que involucran perritos en ellos, pero alguna vez te preguntaste, ¿cuál es el origen de esos refranes, a quién se le ocurrieron y por qué tienen tanto sentido?

Aquí en Patas en Casa decidimos desmenuzar un poco estos refranes y saber por qué tienen todo el sentido del mundo si lo piensas bien en circunstancias muy específicas, ¿o será que nosotros somos quienes queremos darle el sentido? ¡Aquí vamos con el más famoso refrán!

Perro que ladra no muerde


“Perro que ladra no muerde” es una frase popularmente utilizada para referirse a las personas que suelen hablar, alardear e incluso amenazar con muchas cosas, pero que al llegar el momento no actúan. En resumen, es un refrán utilizado para las personas que amenazan sin actuar.

Cabe destacar que no porque sean refranes significa que sea una realidad, este dicho es una metáfora en un 99%, porque si algo hemos aprendido del mundo animal es que cuando un perro muestra señales de agresividad evidente como ladridos, enseñar la dentadura y orejas bajas, son señales de una posible mordida. Considera que un perro que ladra y tiene expresiones agresivas, es muy probable que te muerda, así que mejor ten calma y no lo tomes tan a la ligera.


Perro viejo no aprende trucos nuevos

Cuando se dice que “un perro viejo no aprende trucos nuevos” se hace para referirse a que una persona de cierta edad adulta (no especifica a partir de qué edad) tiene menos predisposición a cambiar, aprender o ceder en ciertas circunstancias. En pocas palabras es una frase que se ocupa para hacer la comparación directa de la capacidad que tenemos los seres vivos para aprender algo en relación con nuestra edad.

Si algo nos ha enseñado la adopción de perros adultos y perros rescatados es que este refrán no es completamente cierto; la clave está en la constancia y determinación. Los perros sin importar su edad pueden aprender trucos gracias a la plasticidad que tienen en el cerebro, no es que sean elásticos, sino la inteligencia que pueden llegar a desarrollar. La plasticidad en los perros llega a desarrollarse y expresarse en una inteligencia igual que la de un niño humano de dos años, sin importar su edad.

A otro perro con ese hueso

Escuchamos con mucha frecuencia el “a otro perro con ese hueso”, se usa muchísimo cuando una persona quiere decir que no se va a dejar timar, expresa incredulidad, y pone resistencia a dejarse manipular por otra persona. En el sentido literal, este refrán alude a la ingenuidad y la confianza total de los perritos para ir sin dudar por un hueso; la persona quien lo usa quiere dar a entender que ya no es ingenua, no se tragará ninguna mentira y les está diciendo que vayan a mentirle a alguien más.

Recuerda que los perros no siempre son animales ingenuos, son especialmente escépticos y cuidadosos con personas desconocidas.


Como pata de perro

La expresión “pata de perro” es muy popular y utilizada para referirse a las personas que pasan mucho tiempo en la calle. No se sabe el origen exacto del refrán, pero décadas atrás se popularizó en México y otros países de Latinoamérica porque por desgracia hay muchos perros callejeros en dicho territorio. Tanto perros como gatos pasan tanto tiempo en la calle porque la cultura de la esterilización y cuidado responsable, los perros pasaban mucho tiempo solos fuera de casa, y solo llegada la noche o cuando tenían hambre, estas mascotas regresaban a sus casas para alimentarse o tener refugio por la noche.


Es curioso como varios de los comportamientos de los perros y gatos nos ayudan a darle sentido a nuestros días, describir incluso comportamientos humanos más que los animales y querer hacer siempre la comparación entre los perros y los humanos. Sin duda alguna, hay muchos otros refranes que se relacionan con perros, gatos, peces y muchos otros seres vivos, y estaremos desmenuzándolos uno a uno para continuar sorprendiéndonos de todo lo que podemos aprender de los animales.