Los gatos también tienen gimnasios como los humanos, aunque no para los mismos propósitos, pero disfrutan de pasear, brincar y correr en sus gimnasios, ya sea dentro o fuera de casa. Si tu felino aún no tiene uno en casa, te recomendamos que lo consideres por la diversión y los beneficios que puede ofrecerle a tu gatito.

¿Qué son los gimnasios para gatos?

Seguro no es como lo imaginas, no hay aparatos y espejos que rodeen un cuarto lleno de rutinas. Como tal no hay un solo tipo de gimnasio para gatos, pueden tener forma de rascadores, torres, círculos como los de los hámsteres, tablas empotradas en las paredes, hamacas, túneles y todo lo que represente un desafío para que puedan brincotear y tener un poco de actividad física

Teniendo en mente lo anterior, también puedes ofrecerle a tu gato un gimnasio con un par de cajas, un tronco, tablas o si no cuentas con el espacio, simplemente incluye el ejercicio en su rutina de juegos. ¡Lo amarán y con el tiempo podrás notar los beneficios!

Beneficios de ofrecerle ejercicio constante a tu gato


El ejercicio para los gatos ofrece múltiples beneficios que tienen como propósito alargar su vida saludable, pero no solo para el bienestar físico, sino para su salud emocional y mental del felino. ¿A qué nos referimos con esto? Los gatos también tienen efectos por la ansiedad que les provoca el sedentarismo; cuando no reciben suficiente estímulo de actividad física, pueden desarrollar comportamientos compulsivos que a largo plazo les afecte. Además, el ejercicio permite que no se aburran, estresen o frustren.

Además de mejorar la salud física y mental de tu gato, el ejercicio le ayuda a construir la fuerza muscular, previene complicaciones cardiovasculares, tiene menor riesgo de diabetes, obesidad y artritis, evita el aburrimiento, permite expresar comportamientos naturales, alienta la vinculación y la socialización con otros gatos.

  • Estimulación mental: los gimnasios o ejercicios para gatos les ofrecen motivos para explorar, resolver obstáculos, investigar y mantenerse alerta, por lo que su cerebro está activo mientras busca soluciones.
  • Actividad física: al ser depredadores natos, necesitan ejercicio para mantenerse en forma y ágiles, no importa si es pequeño el sitio donde se ejercitan.
  • Refuerzan habilidades natas: afilarse las garras, escalar, brincar o acechar son comportamientos naturales que reforzará en el ejercicio que le ofrezcas.
  • Alarga la vida de tus sillones: la actividad física ayudará a disminuir sus niveles de ansiedad, además de que tendrán un lugar específico para afilarse las garritas, así podrán dejar descansar los sillones, sillas y todo lo rascable del hogar.

gimnasio para gato

¿Cuánto tiempo deben hacer ejercicio los gatos?

La cantidad de ejercicio ideal para tu gato dependerá de múltiples factores como su edad, peso, raza, temperamento y posibles problemas de salud genéticos. Usualmente, los gatos adultos requieren de 30 minutos de ejercicio cada día; este ejercicio comprende juegos, correr al aire libre, trepar o escabullirse por espacios pequeños, pero algunas razas requieren un poco más de dedicación, lo mejor es consultar a tu veterinario para saber si necesitas aumentar el tiempo o la intensidad.


Recuerda que el tiempo de ejercicio es diferente para cada gato

Un gato de menos de un año no necesita demasiada actividad física, ellos pasan más tiempo dormidos que jugando, pero cuando lo hacen, es bastante enérgico e intenso que el de un gato adulto. Mientras que los gatos mayores tampoco necesitarán los 30 minutos completos por cuestiones de movilidad y también de sueño. Las necesidades de ejercicio también dependerán si tiene obesidad (no quiere decir que necesite más) si ha pasado por alguna cirugía o si es un gato que pasa mucho tiempo fuera de casa.

Para incentivar el ejercicio en tu peludo, necesitarás buenos juguetes interactivos para mantenerlos entretenidos; considera el tipo, material, tamaño y propósitos de juego. Tampoco le ofrezcas varios juguetes al mismo tiempo, es mejor darle uno por un par de semanas y después irlos rotando, así explorará diferentes ejercicios. ¡Ahh! Recuerda que un juguete para gatos puede ser desde una bola de papel, una rama y una cuerda, solo es cuestión de mantener tu imaginación a la par de las necesidades de tu minino, no es necesario invertir en una caja llena de juguetes que tienen una alta probabilidad de ser ignorados y ser cambiados por sus cajas en las que vienen.