El vómito de perro siempre despierta mucha preocupación en los tutores, y no es para menos: el síntoma está asociado a diferentes causas que varían de problemas digestivos a enfermedades graves. Cuando vemos que el perro vomita, uno de los primeros pensamientos que pasa por nuestra cabeza es qué hacer para ayudarlo. Felizmente existen algunas técnicas que pueden ayudar en este momento, aliviando la molestia en los perritos y disminuyendo la incidencia de los vómitos. Descubre a continuación 5 formas de evitar que el perro vomite en la vida diaria.

1) Perro vomitando: el té ayuda a solucionar el problema

Muchos se preguntan si el perro puede tomar té, y la respuesta es sí. La bebida, inclusive, está muy indicada en algunas situaciones, como cuando el perro está vomitando debido a problemas digestivos. Entre las opciones más recomendadas, podemos citar el té de manzanilla para perro, el té de boldo o el té de melisa. Pero es necesario tener cierto cuidado con el modo de prepararlo: el té debe servirse frío y sin adición de azúcares. Además, no todos los tipos de té hacen bien para los perros. Los tés con cafeína - como el mate cocido y el té negro – deben evitarse.

2) Además del té, ofrece bastante agua al perro que vomita

El agua es la mejor amiga de los perros en estos momentos. Al vomitar, el perro pierde mucho líquido; por eso, el tutor debe ofrecerle una cantidad moderada de agua para que no se deshidrate. Sólo se debe prestar atención para no exagerar en la dosis. Aunque el agua tenga varios beneficios y siempre sea muy bienvenida, el exagerar puede acabar desencadenando más vómitos en el perro. Por lo tanto, la recomendación es ofrecer una cucharita de té de agua por cada 450 g del peso del animal de hora en hora, hasta que la mascota esté sintiéndose mejor.

Perro que vomita

3) ¿El perro está vomitando? Evita darle comida durante 12 horas

Si uno de los motivos que hace que el perro vomite es la mala digestión, lo ideal es no ofrecerle nada de comida a tu perro durante, al menos, 12 horas. Este es el tiempo para que el organismo canino se recomponga e, incluso, elimine la posible causa del vómito. Entonces, aunque parezca que tenga hambre, no debes alimentar a tu perro durante algunas horas, o puede ser que vomite de nuevo, al fin de cuentas, el estómago va a estar irritado y no va a aceptar tan fácilmente el alimento.

4) El yogurt natural también es una buena opción para lidiar con el vómito de perro

Las propiedades probióticas del yogurt ayudan maravillosamente a cuidar la flora intestinal de los perros. Por eso, cuando el perro está vomitando, esta es una opción eficaz para combatir el problema y evitar que se repitan los vómitos. Las bacterias que contiene la bebida regulan el funcionamiento intestinal y mejoran considerablemente el proceso digestivo. Pero es importante que el yogurt sea natural y sin adición de azúcares ni conservantes.

Sin embargo, es importante tener algunos cuidados al ofrecerle el yogurt al perro: algunos animales son intolerantes a la lactosa y pueden sentirse mal. Además, los alimentos con adición de azúcar, xilitol, aromatizantes o colorantes también son contraindicados. Lo ideal es que el yogurt para perro sea totalmente natural y vale la pena que converses con tu veterinario antes de introducir el producto en la dieta de tu mascota.

5) Vómito: el perro necesita tener una alimentación balanceada para no tener este problema

¿Conoces la vieja historia de que “prevenir es mejor que curar”? Pues bien, ¡es la más pura verdad! Para evitar que el perro vomite es fundamental que tengas un cuidado especial con la alimentación de tu amigo de cuatro patas, que se debe centrar principalmente en la ración y los bocaditos propios para mascotas. A veces, es difícil resistir a la tentación de mimar al perrito con una comida típica de los humanos, pero no te olvides de verificar cuáles son los alimentos permitidos y prohibidos para perros antes de ofrecerle algo que salga de la dieta.

Los platos con condimentos, como ajo y cebolla, están totalmente contraindicados porque pueden provocarle vómito. Algunas frutas y vegetales también pueden hacer mal al organismo canino y, por eso, deben evitarse.

Redacción: Juliana Melo