Desde un simple estrés hasta enfermedades gastrointestinales: el vómito en gatos puede tener muchos motivos. En el caso de que el gato vomite ración, el problema se manifiesta un tiempo después de que el animal se alimenta: generalmente, escupe una masa de ración de coloración marrón o pedacitos del alimento masticados. Esto ocurre cuando el sistema digestivo no logra procesar la ración de forma adecuada – un metabolismo lento o intolerancia alimentaria también pueden ser algunas causas de este tipo de vómito.

Para entender mejor el problema, conversamos con Luciana Capirazzo, que es especialista en felinos del Grupo Vet Popular.

“Mi gato vomita ración”: cuándo el vómito es motivo de preocupación?

Si el gato vomita ración de vez en cuando, no hay motivos para preocuparse mucho. Pueden suceder episodios aislados que no significan nada importante, pero siempre es bueno estar atento. En este caso, el animalito puede haber comido demasiado rápido o es posible que sólo esté regurgitando (cuando el esófago “expulsa” el alimento, que podrá ser procesado nuevamente), y no necesariamente escupiendo ración.

Sin embargo, un gato que vomita frecuentemente después de alimentarse es motivo de preocupación. En estos casos, es imprescindible agendar una consulta con un veterinario, pues puede indicar desde una intolerancia alimentaria hasta enfermedades renales u hormonales, y el tratamiento debe iniciarse cuanto antes. “Dependiendo de la evaluación clínica, se solicitarán exámenes de imagen y de sangre que permiten llegar a un diagnóstico rápido, solucionando la causa de estos vómitos”, destaca la profesional.

7 problemas relacionados con el gato que vomita ración

  • Enfermedades gastrointestinales
  • Ingestión de cuerpo extraño
  • Intolerancia alimenticia
  • Pancreatitis
  • Enfermedades hormonales
  • Enfermedad renal 
  • Estrés

Antes de desesperarte e intentar buscar en internet un remedio casero para gato con vómito, lo ideal siempre es consultar un médico veterinario para entender qué puede estar sucediendo con tu amigo felino.

Gato vomita ración

El vómito en gatos puede ser intolerancia alimenticia

Una posible explicación para el vómito de gato es que puede tener alguna alergia o intolerancia a determinados componentes del alimento que se le ofrece. El consumo de raciones que contienen sustancias que provocan esta alergia, a su vez, pueden desencadenar problemas gastrointestinales, terminando en vómito. En este caso, puede ser necesario cambiar de ración. “Ya existen en el mercado raciones específicas - como las raciones hipoalergénicas o intestinales - que nos ayudan en el tratamiento de estos gatos”, agrega.

El cambio de ración también puede desencadenar el vómito de gato; descubre cómo hacer esta transición

Según la veterinaria, bajo ninguna hipótesis se debe reemplazar, total o repentinamente, la ración del gato por una nueva, pues el cambio de ración no involucra sólo la marca sino también el tipo de proteína que compone el alimento. “Este proceso debe hacerse lenta y gradualmente, comenzando por el reemplazo de un porcentaje muy bajo de la alimentación tradicional por la nueva ración e ir aumentando este porcentaje progresivamente hasta que la nueva ración sea el 100% de la dieta diaria”, explica. La transición puede durar hasta 10 días. Mira el paso a paso de la transición recomendada por la veterinaria:

 

  • El 1º y 2ª día: incorporar el 10% del nuevo alimento, y completar con el 90% de la ración anterior;
  • El 3º y 4º día: aumentar al 25% la cantidad del nuevo alimento y completar con el 75% de la ración anterior;
  • El 5º, 6º y 7º día: mezclar proporciones iguales, ofreciendo el 50% de cada ración;
  • El 8º y 9º día: ofrecer el 75% de la nueva ración y sólo el 25% de la ración anterior;
  • A partir del 10º día: poner a disposición el 100% de la nueva ración.

¿El calor puede provocar vómito en gatos?

A pesar de las diversas causas por las que vomita un gato, la veterinaria garantiza que el calor no debe ser considerado uno de los responsables por eso. Sin embargo, la temperatura muy alta puede provocar alteraciones en el apetito del felino, ya que siente menos hambre (o prefiere comer a la noche, cuando la temperatura es más amena). “Por eso, la evaluación del médico veterinario es importantísima para que se descubra la causa con rapidez y se inicie el tratamiento”, resalta la médica.

Redacción: Juliana Melo