La dieta o alimentación BARF se ha hecho popular desde hace un par de años, y es que esta etiqueta es lo que la volvió más fácil de reconocerla, sin embargo, no es otra cosa que alimentos balanceados entre frutas, verduras, proteínas y minerales. Si algo es seguro es que este tipo de alimentación es un cuidado preventivo a largo plazo para evitar afecciones como los problemas renales.

Aquí en Patas en Casa te vamos a contar todo lo que hay que saber de la dieta BARF, por qué es una excelente opción para la salud de tu perro y una alternativa a tu economía.

¿Qué significa BARF?

La etiqueta  BARF es el acrónimo de Biologically Appropriate Raw Food, que en su traducción al español, se tinterpretaría el término como ACBA que quiere decir “Alimentos Crudos Biológicamente Apropiados” o “Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada”. Esta forma de alimentar a los perros y gatos se remonta a la dieta ancestral de los perros y lobos de la vida salvaje. Esta modalidad busca ofrecer carne magra, huesos, vegetales y frutas que buscan eliminar o reducir alimentos ultraprocesados en la alimentación de los perros.

Pese a que el propósito es ofrecer una dieta balanceada para el perro o gato (más frecuente en perros), eso no significa que solamente les pongamos en el plato lo que se tenga a la mano, idealmente deben ofrecerse proporciones de cada tipo de alimento y que estén ajustadas a sus necesidades nutricias. Es para ellos lo que los humanos entendemos como el plato del buen comer.


La dieta BARF se divide en porciones según necesite el perro

 

Recuerda que la dieta BARF debe de ir de la mano de un experto veterinario para que se adecue a las necesidades de tu perro

Las proporciones recomendadas para darle una dieta BARF a tu perro consisten en 70% de carne magra (sin grasa), 10% de hueso comestible crudo, 7% de verduras, 5% de hígado, 5% de otros órganos de secreción, 2% de semillas o nueces, y un 1% de fruta. Recuerda que esta es solo una recomendación porque en cada perro es distinto desde el tamaño, la raza, sus enfermedades o padecimientos y su estilo de vida si es activo o no.

  • La carne magra pretenden ofrecer proteínas esenciales, aminoácidos y vitaminas liposolubles. Es importante recalcar que el 70% de carne magra se debe repartir en las comidas de todo el día, no quiere decir que sea lo único que hay que ofrecer debido a su alto contenido de grasas saturadas.  
  • Se dice que no deben ofrecerse los huesos a los perros por el peligro que representan y es completamente cierto, sin embargo, tienen sus excepciones porque los huesos suaves y comestibles son un ingrediente ideal para ofrecerles calcio, fósforo y otros nutrientes básicos. Eventualmente, el consumo de calcio tendrá un efecto en la consistencia de las heces y su consistencia, su firmeza será variable.
  • El hígado es una víscera que proporciona vitamina A liposoluble, lo que ayuda al correcto funcionamiento hepático. El porcentaje debe de ser bajo de 5 a 2% debido a la sensibilidad que le tienen estos perros a este ingrediente, ya que el hígado seguirá funcionando aún con poco contenido de vísceras. Otros órganos recomendados en la dieta son los riñones porque también poseen minerales y vitaminas solubles en agua.
  • Las hortalizas o verduras son ingredientes muy ricos en vitaminas, nutrientes y fitoquímicos en la ingesta diaria. Su presencia tiene un porcentaje mayor que el de las vísceras para mantener el balance.
  • Los ácidos grasos son proporcionados en la dieta mediante semillas y nueces crudas, además de las vitaminas liposolubles, se recomienda un 2% porque también podrían influir en desarrollar un nivel calórico alto. Se recomienda remojarlas y molerlas antes de que se ingieran porque los frutos secos y semillas contienen fitatos que son una especie de antinutrientes que pueden afectar negativamente el equilibrio nutricional.
  • La fruta es el ingrediente más regulado en la dieta porque tiene niveles de azúcar que pueden perjudicar más de lo que pueden ayudar, si bien, ofrecen antioxidantes, puede desencadenar diabetes canina.


Consideraciones antes de ofrecerle la dieta BARF a tu perro

Recuerda que la dieta BARF debe de ir de la mano de un experto veterinario para que se adecue a las necesidades de tu perro. Así mismo, si ofreces verduras que contengan almidón deben de estar cocidas previamente para que puedan digerirlo sin problema. Los perros no tienen problemas para digerir y procesar la comida, pero si consideran tú y tu veterinario necesario cocinarlas; que sean al vapor sin nada de saborizantes.


Recuerda que lo publicado en Patas en Casa no reemplaza la opinión de un profesional de la salud animal. Antes de incluir o excluir cualquier alimento de tu dieta, acude a un especialista certificado para obtener una recomendación que se adapte las necesidades específicas de tu perrito o gatito.