Probablemente nunca hayas escuchado sobre el parche caliente en perros hasta que tu perrito atravesó por ello. Aunque este padecimiento no es exclusivo para los perros porque también se le puede presentar a los gatos, sí es mucho más frecuente verlo en perros de ciertas razas y características.

Esta afección también es conocida como dermatitis húmeda y afecta frecuentemente a los perros sobre todo las razas que genéticamente necesitan más cuidados cutáneos. En la comunidad veterinaria igualmente se le conoce bajo el nombre de eczema húmedo, es por ello que puede ser que no te suene el nombre del padecimiento porque no se identifica bajo uno solo, sin embargo es más fácil de identificar visualmente por su característica de presentarse en la piel un círculo rojizo e hinchado.

La dermatitis piotraumática o dermatitis húmeda aguda son lesiones que pueden aparecer en la dermis de los perros y gatos, dichas lesiones causan inflamación, enrojecimiento y en casos graves también se encuentra la pus presente; coloquialmente se les conocen como llagas. Estas heridas pueden llegar a presentarse en la cabeza, cadera, piernas y zonas de difícil visibilidad porque se encuentran bajo el pelaje del animal en sus primeras etapas, pero en fases avanzadas provocan la pérdida de pelo y exudado en dichas áreas localizadas de la piel.

Posibles causas del parche caliente en perros

El eczema húmedo o parche caliente puede ser provocado por varias razones, una de las más frecuentes es que se presente por como una lesión provocada por el mismo perro debido a que se rasca enérgicamente por alguna comezón o picazón, esto provoca una herida expuesta a agentes externos como polvo, suciedad y bacterias. Si bien las causas de la picazón que tienen los perros pueden variar desde las alergias alimentarias o ambientales, puede ser causada por ácaros, pulgas o insectos varios.

Hay casos más irregulares donde la causa es por problemas de conducta como el aburrimiento, depresión o ansiedad y se enfocan en lamer alguna herida expuesta.

Pueden ocurrir tanto en perros como en gatos; sin embargo, los perros son más propensos a desarrollarlos. Las manchas rojizas y calientes se ven más comúnmente en razas de perros de pelo largo, perros con poco aseo, cachorros que nadan o están expuestos a la lluvia. También la presencia de estas heridas es más común durante el clima caluroso y húmedo, pero pueden ocurrir durante todo el año.


Cómo identificar un parche caliente en la piel de tu perro

Este tipo de lesiones de la piel pueden variar en tamaño y gravedad, sin embargo, en la etapa inicial la que la piel se enrojece, se humedece y causa picazón. A medida que la infección progresa, se puede notas la presencia de pus o secreción en la zona afectada, que eventualmente se seca y se va formando una costra. Los puntos calientes pueden ser bastante dolorosos para el perrito al tacto y pueden resultar en la pérdida de piel en la zona infectada.

parche caliente

Tratamiento y prevención del eczema húmedo

Para erradicar la infección del parche caliente se necesita limitar el acceso del perro a la herida, por lo que se suele recomendar el cono isabelino o una dona que restrinja el alcance, también pueden emplearse vendajes para tapar la herida, aunque se recomienda que esté expuesta para que el vendaje no propicie más humedad y un ambiente que desarrolle una infección que perdure.

El segundo paso del tratamiento es la medicación que el médico veterinario recete basado en el historial clínico, alergias o padecimientos del perro, para ello se emplean tratamientos tópicos u orales y antihistamínicos que reduzcan la comezón en el área afectada. Estos tratamientos ayudarán a prevenir infecciones (si todavía no hay presencia de estas) y detener el progreso de la herida.

La prevención del eczema o parche húmedo está directamente relacionada con la desparasitación periódica que previene pulgas, el aseo adecuado en tiempo y forma, la vigilancia de la otitis en perros y en caso poco frecuentes problemas irrégulares en la glándula anal.

Como recomendaciones generales, se sugiere lo siguiente:

  • Secar bien al perro luego del baño o el contacto directo con el agua
  • Cepillarlo con la frecuencia adecuada para quitar la doble capa que se desprende en la temporada estival.
  • Administrar antiparasitarios periódicamente

     

Es importante estar atentos ante cualquier señal de acicalamiento, comezón o picaduras irregulares en el perro. Recuerda que si tienes sospechas es mejor acudir al veterinario para evitar una herida dolorosa, de esta forma garantizamos su bienestar y se pueden detectar a tiempo los padecimientos.